CAMINANDO

CAMINAR Y CAMINAR

SOLA, SIN RUMBO


Me hice dueña del camino y todo él me perteneció, obedeció a mis deseos y se abrió ante mí sin cortapisas. Se desnudó ante mí así como yo iba con el alma desnuda y con mi verdad en las manos.


Sin poder parar, sin principio ni final, sin nada que lo pudiera impedir. La delincuencia? Nada, habría de respetarme porque mi mente era libre. 

 

Todo se confabuló, todo se dio. Estaba obscuro, pero al final una luz indicaba que el sendero se abría para mí. Me pedía que no me detuviera, mientras una voz me decía al oído "no cejes, no desmayes, no claudiques, nunca rompas este milagro, sigue y sigue caminando.


El paso era suave, los pies descalzos entre algodones, ni una sola espina lastimó mi fantasía.


Soy 

L i b r e! 





 





Comentarios

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

LA PANDEMIA, TÚ Y YO

LA HISTORIA DE JULIO