INFANCIA

 

LOS RECUERDOS QUE ME DAN ESTE H O Y🌹


INFANCIA que no morirá


Cuando una amiga, ya en la edad adulta, vio que para Navidad me regalé una linda muñequita con aretes rojos que eran como dos esferas que encendían y apagaban, me dijo "eso es infantil"; yo dije "SÍ! 

Y siempre he pedido a Dios que nunca deje morir a la niña que llevo dentro.


Nuestra vida es la historia y la historia es parte de nuestra vida. Es así. Hoy somos, por lo que fuimos. Si algo estuvo mal y lo olvidamos, estaremos condenados a repetirlo. Lo bueno, a que quede con orgullo, satisfacción, muchísimo amor; nos impulsará con alegría a aumentar el cúmulo de cosas buenas y lindas, nos ayudará cuando el camino vuelva a obscurecer. Esto es inevitable, la vida es dulce y amargo, frío y calor, risa y llanto. Si así lo asumimos, será muchísimo más sencillo aprender este estupendo ARTE DE VIVIR. Sí! Porque vivir, es un arte.


Lo que se muestra en este video, es algo que me marcó una tarde de lluvia siendo aún pequeñita, puse mi nariz pegada a la ventana mientras miraba gotas cómo estas caer y caer, resbalarse y con la nariz la seguía, nariz fría que pretendía que aquello sería un viaje hacia un lugar mágico y desconocido.  Aún tengo esa sensación clavada, real y palpable.

Otros viajes estupendos eran con mi radio de transistores. Mi nave galáctica, mi pase a la libertad. Sí, fui una niña muy oprimida, pero con este aparatito cuando llegaba la noche y todos dormían, era mi vehículo y gran compañero que me hacía sentir digna dueña de mí y acariciar el sueño de un día ser libre, como lo era en esos momentos en que todos dormían, pero yo lo pegaba a mi oído apretándolo contra la almohada. Qué momentos más felíces!

Al amanecer era volver a mi realidad, a mi miedo y a mi soledad. Y era una niña muy alegre, a pesar de todo. 



Escucho a menudo decir "tuve una infancia tan linda". Y me pregunto, eso en realidad existe? Para mí no lo fue, aunque ahora todos esos recuerdos se transformen y quede en mí lo mejor de todo aquello, y el recuerdo tierno de esa pequeña que no me enseñaron a amar, pero que lo está aprendiendo ahora.



Infancia, días del ayer, recuerdos y vida. 

Viviendo. 







Comentarios

  1. Hola, me alegro que los momentos de soledad se hayan quedado atrás, aquí tienes alguien que te escuchará si lo necesitas. Muchos besos. Nos leemos

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos y te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

LA PANDEMIA, TÚ Y YO

LA HISTORIA DE JULIO