UNA MIRADA LIMPIA, CANDY




Una de los temas que más me apasionan es: seres humanos. Y a estas alturas de la vida los valoro muchísimo, mucho más. Por eso, sin duda cuando encuentro a alguien HUMANO en verdad le agradezco a Dios su existencia, a ella su presencia en mi vida.

A veces uno piensa que aislándose se resuelven todos problemas, o que en su defecto, habrá ausencia de ellos. Y es una idea tremendamente equivocada. Cuando nos abrimos, cuando dejamos al corazón libre y olvidamos o dejamos de lado el temor de que seamos lastimados, nos encontramos verdaderos tesoros. 

Así llegó Candy a mi vida. Es hija de mi esposo y compañero y la que más tiempo me tomó conocer. (Momento momento, luego les hablo de él, aunque por aquí lo verán en una foto... Ahora se trata de Candy 😉).

Lo que más puedo resaltar de su personalidad es su mirada. Su mirada es limpia, y su mirada no miente. Ella no conoce la hipocresía (hasta se pasa! Jaja). Bueno, ella tiene su carácter como todos lo tenemos, pero es un ejemplo claro de que NO debemos cometer el error de quedarnos en la superficie. Un pequeño "clavado" hacía hacia ella
y se puede notar su VERDAD. Y justamente, que ella es de verdad. Nunca dirá algo que no siente. Nunca.



Tuvimos la suerte de tenerla en casa, aquí están padre e hija cuando fuimos por ella al aeropuerto. Y fue una convivencia linda, dejó un gran vacío cuando regresó a su país, Perú. Claro, no había pandemia. 



Vuelve pronto, Candy, vuelve! 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

LA PANDEMIA, TÚ Y YO

LA HISTORIA DE JULIO