CAMINO CON MIS ESPÍRITUS

"Que muchos espíritus buenos te acompañen a lo largo de tu vida"... Palabras que me dijo Isabel Allende, nada menos. La que creció con espíritus.  Y yo acababa de contarle una experiencia que aún me eriza la piel, al terminar de leer la novela PAULA. 










                  ****************


Fue así: un 6 de diciembre a las 4 de la madrugada, yo leía justamente el final de la novela de Isabel Allende, PAULA.  Era 6 de diciembre, el mismo día que ella había muerto. Y por si fuera poco, eran las 4 de la mañana!!! de una madrugada en la que no me había podido separar de la lectura porque es así cuando lees algo de Isabel Allende. Sobra decir cómo me quedé, cómo se me erizó la piel, cómo me latió el corazón y cómo, cómo eso me marcó.

Qué cosa más linda habérselo podido platicar a ella años más tarde. Sí, sí suspiró pero no de una manera más allá de lo natural, pues Isabel había vivido ya fenómenos paranormales, y le sucedió justamente cuando Paula se sentó al lado de su cama y le dijo "déjame ir, ya es hora". Y Paula se encontraba en coma, no podía moverse, no podía pestañear siquiera. 

Al firmar uno de los libros que le llevé, puso una dedicatoria mencionando a Paula ("Con el abrazo de Paula").  Qué lindo! Y después me dijo la frase esa tan linda, "que muchos espíritus buenos..."


Y así ha sido. La muerte no existe, solamente cambiamos de estado. Y esos seres maravillosos nos acompañan, puedes a veces inclusive sentir un roce en tu ropa, qué sé yo. Eso, lejos de asustarme, me encanta. Me hace sentir acompañada, saber que están allí (aquí) me llena de esperanza y paz. Son seres de luz, lo más parecido a los ángeles (corro peligro de que un angelólogo me corrija, pero así los siento yo). 

La muerte no me asusta, vivimos con ella a diario. Pero sí me asusta el dolor. Por más grande que sea mi FE, el dolor es algo por lo que hay qué pasar. Claro está que el dolor es inevitable y el sufrimiento opcional, pero DUELE. Duele la separación física de los seres que amamos. Aprendemos a vivir con sus ausencias, mas siempre están. 

La FE se fractura en muchos casos cuando ocurren acontecimientos así. Así, y aún más graves. Por ejemplo, a la misma Isabel Allende alguien le preguntó en una ocasión "¿Puede haber algo más terrible que la muerte de un hijo?" Y ella respondió "Sí: un hijo perdido, no saber su paradero". Coincido con ella plenamente, he perdido seres queridos como todos y prefiero saberlos bien, en su calidad de espíritus, que ignorar cuál pudo ser su suerte. 

Pero aunque esto ocurra, aunque la FE se fracture, no hay qué pelear con ella. Ni con nosotros mismos, ni con el Universo, ni con el vecino, ni culpar a nadie de lo inevitable. No hay qué resistirse, esto provoca un dolor aún mucho mayor. Nada como dejarse ir, fluir, flotar, ser como un pez al que el agua indica el sendero. Difícil? Sí. Pero no imposible. No somos dueños de la vida, ni de la propia ni de la ajena. Al ser algo tan natural, lo único que tenemos más que seguro, nada como dejarlo y aceptarlo. 

Ayyyy! Sí, sí que hay mucho dolor en este mundo! En este mismo momento quizá tú que me lees, o quién esté a tu lado, sufra una pérdida de estás tan terribles. Increíble: terrible, pero natural. Quizá tú estés pasando por un momento de dolor, de enfermedad. Los sentimientos son comunes a todos los seres humanos y no estamos exentos de que nos sucedan cosas similares. 

Por eso, saber que la muerte es solamente un cambio de estado convierte ese dolor, en amor. Sí, en amor. Por eso, camino con mis espíritus!!! Y después de lo que me sucedió con Paula, a saber cuánto espíritu más amigo se suma a la caminata por estos senderos en donde a ellos ya NO les toca sufrir, y es un auténtico consuelo y bálsamo, su presencia. 

Ellos ya son felíces, todo lo feliz que puede ser quien ha visto la luz más brillante jamás imaginada. Para ellos ya no hay tormento alguno posible. No podría verlos como "almas penando" de ninguna manera.


No, no te pelees con nada de esto. Todo aquello que rechazas, se convierte en tu enemigo por el hecho de resistirte. Sólo déjalos pasar, déjalos estar. Es todo lo que necesitan para estar a tu lado: tu permiso, tu fe.


En verdad que la vida es corta. Por eso sobran las rencillas, los entuertos, los malos sabores, lo negativo. Sobra todo aquello que te impida LA PAZ, la paz que merece y necesita tu alma. Si la has perdido por alguna causa de estas, o cualquier otra, aprovecha mientras tengas tiempo (vida), para hacerlo lo mejor posible. Nada más triste que alguien parta SIN UN ADIÓS. 




CUIDA TU FE

                  CUIDA TU VIDA


                            CUIDA TUS AMORES


CUIDA TUS PENSAMIENTOS

          CUIDA TUS SENTIMIENTOS


AMA SIN MEDIDA
 
                   AMA! AMA! ES LO 
ÚNICO QUE VAMOS A LLEVARNOS DE AQUÍ.


SER FELIZ ES LA MISIÓN



OTRAS ENTRADAS DE ESTE BLOG













Te espero en mis redes sociales

Instagram

Pinterest

Facebook

Twitter

Telegram


En todas, me encontrarás con mi nombre: Maty Marín H


Muchas gracias por estar aquí!








Comentarios

  1. A medida que iba leyendo me entraba un sentimiento muy agradable, en estos tiempos hablar de paz, amor, pensamientos, sentimientos, felicidad nos llena el alma. Gracias Maty. Besos.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos y te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

QUERIDÍSIMA VIDA

LA PANDEMIA, TÚ Y YO