MI VIEJITA




En esta madrugada fría y obscura, emerge la desesperanza.  Sale a flote la vejez de la mujer que me dio la vida, la nostalgia de un tiempo que no volverá. 


Aviones que llegan, por la relativa cercanía del aeropuerto. A poco sonarán los motores de los camioneros. Saldrá de nuevo la luz natural y... Qué habrá pasado?


Mientras logro responderme eso, si es que algún día puedo hacerlo, pienso que un día añoraré esto. Sus murmullos, sus quejas, su lamento, ya que todo forma parte de lo último. Me quedo con ella, me quedo con eso. Conservo una paciencia que me es regalada para sobrepasar estos momentos, paciencia que pierdo a veces pero que en este instante me ayuda. Siento tristeza y a la vez vivo esto intensamente porque en algún momento será parte del recuerdo que ella me dejará. Y lo vivo porque hay qué vivirlo. Sólo por eso. 


Habla y habla sin articular más que una que otra palabra. No puede entenderse lo que dice, pero sí se ve el asomo de una gran angustia. Se queja, llora, murmura, murmura, se queja y se sigue quejando.


La miré fijamente preguntándome qué fue de aquella tan linda, de aquella tan risueña y tan activa, de aquella tan llena de amor que se daba entera a sus quereres. 


En dónde estás, mamá? Mamá! Sigues llamando a TU mamá! Sufres porque no la encuentras. Mi abuelita, mi "abue". 


Qué más enredijos hay en esa cabeza ya tan agotada tras tantos años de pasar en esta vida terrenal? Qué puede suceder allí dentro que te lleva a tales angustias?


Te diste entera, preciosa. Es duro el precio que te está tocando pagar por haber vivido tantos años, pero sabemos que la vida es así, que todo tiene un principio y un fin. Sé que lo debo aceptar. Y por todo ese amor que nos diste, amor te regreso. "Amor con amor se paga". 


Recordé ahora aquellos apagones cuando había cortes de luz por nuestra colonia. Cuando éramos los cinco, cuando nadie había partido aún. Sí, porque estoy totalmente a obscuras y sólo me alumbra esta luz del aparato desde donde me puse a escribir esto. Recuerdo aquello tan lindo! Y aunque esto de ahora no se parece a aquellos juegos que hacíamos con mi hermano a la luz de las velas mientras volvía la energía eléctrica, lo quiero vivir a tope. Así, recordando y reflexionando. Que, si vivo, esto será el recuerdo de mis noches a tu lado en tus días más duros. 


Me cuesta la remembranza de la que eras y la comparación de lo que eres ahora. Es triste ver un final. Pero me niego! Sí, me niego a la derrota, me niego a verlo negro, tan negro como esta noche. Porque eras tan linda, porque eras tan buena, que eso seguirás siendo porque tu esencia no ha de cambiar. Y cuando llegue la hora de tu gran viaje, recordaré simplemente que este ha sido el vehículo para llegar allí, donde reina la paz, donde no hay más dolor. 


Aquí estamos mi viejita, como siempre estuvimos a lo largo de nuestra vida. Más fortuna no puede haber! Estoy en este TU presente así como es, y así como lo fueron esos ricos baños de mar que tanto disfrutamos juntas. Ahora me has pedido sostener tu mano, cuántas veces lo hiciste tú conmigo en momentos difíciles!


Claro! Me negué, sí, me negué a verlo obscuro y...


SALIÓ LA LUZ!


Siempre contigo, vives y vivirás en mí. 












Comentarios

  1. Mi querida Maty, tus palabras muestran todo el amor que le das, que antes recibiste de ella y todo el dolor que nos produce la pérdida de quien nos dio esta vida.
    No hay palabras que calmen tus sentimientos, solo puedo decirte que estoy a tu lado aún en la distancia que nos separa, que el tiempo que le queda a ella, es el que tienes para darle más amor, más ternura y para despedirte.
    Seguro que en alguna parte de su mente, ella sabe todo lo que le das y siempre te acompañará.
    Mil abrazos para la dos.

    ResponderBorrar
  2. Querida Maty, es difícil la despedida, también lo es cuando se van sin avisar, al final el dolor es el mismo, el de la pérdida , ese que te deja el corazón partido en dos. Luego llegarán los buenos recuerdos para aliviar la soledad, y sobretodo la tranquilidad de que estás ahí dándolo todo, cojiendole la mano y ayudándola a partir. Porque saber que has hecho lo correcto , que te has entregado en cuerpo y alma hasta el agotamiento será un bálsamo para levantar la cabeza y seguir adelante, siempre palante

    ResponderBorrar
  3. Desde la primera palabra hasta la ultima he visto cuanto amor tienes dentro y estoy segura que tu viejita lo sabe, lo nota, lo siente, lo percibe, porque eso es el amor. Se la ve hermosa en la foto que nos pones, amable, cariñosa y eso todo tiene su gratitud y en este momento son tus sentimientos los que forman cada frase. Besos a las dos.

    ResponderBorrar
  4. Mi amiga, mi querida amiga, tus palabras solo son amor y mas amor. Me has llenado, no te imaginas cuanto. Me has emocionado... es un sentimiento infinito. Gracias.

    ResponderBorrar
  5. https://marvins2000.blogspot.com/2015/09/mi-abuela.html
    TE DEJO MI REFLEXION SOBRE MI ABUELA, QUE ME HIZO RECORDARLA EN ESTA AUSENCIA SUYA DESDE HACE TIEMPO.

    ResponderBorrar
  6. Está viva su esencia de hija; y también su esencia de madre. Está viva, y vivirá eternamente, gracias a los méritos de Jesús.
    Mientras tanto: Hónrala hoy, y ademas, hónrala siempre.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos y te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

TICUL DE MIS AMORES!

Me presento, mucho gusto!

QUERIDÍSIMA VIDA