SE FUE EL CANTANTE

 Lo que es la vida. 


Me encontraba escribiendo y un suceso me hizo cambiar el tema por todo lo que acribilló mi corazón. Cambié de página, o mejor dicho, la página que la vida escribió a cierta hora, hace pocas horas, me cambió todo.


Y puse música. Su música. Escuchándolo tan él, tan propio, y miro su fotografía. Su voz suena diáfana. Yo no lo seguía mucho, ni me sabía más que una que otra de sus canciones. Pero cada vez que lo veía en televisión caminando con los artefactos que le ayudaban, (cierta inmovilidad por poliomielitis) me daba mucho gusto. Su mirada era linda, su hablar tranquilo. Parecía un hombre bueno. 


Ahora que lo escucho sé que está tendido en un lugar, deben estar haciendo los trámites administrativos tan tristes y fastidiosos como inevitables para dejar su cuerpo ya sin vida sabrá Dios en qué lugar. Y lo sigo escuchando, y sigo. Y pienso en él así, inerte ya después de una lucha contra el bendito Covid. Y pienso en todos esos (sin adjetivos) que no creen en esto que nos está pasando y hasta se rebelan y dicen que con el cubrebocas nos quieren tener amordazados. Que los abrazos, por Dios, que todos debemos abrazarnos fuerte fuerte, ¡cómo nos van a limitar!  tan fuerte como para el virus no tenga otra más que meterse y meterse hasta que llegue a las células y entonces se comience una lucha: vivir o morir. Y son muchos, muchos los que se han ido ya. Este cantante ya hace un año salió a dar la noticia del deceso de su hermano por la misma causa. Covid. Covid. Covid. Y no creen, y quieren abrazar. Yo me muero por abrazar!!! Es algo que me fascina, que me llena el alma, que es una terapia de amor impresionante para ambas partes. Pero comprendo lo terrible que es esto que estamos viviendo. Y no es que quiera o no quiera creérmelo, no es que guste o no del cubrebocas, ¡Es que ya se me han ido varios! 


Y es el caso de quien ahora me canta. Aquí, bien cerquita que pareciera yo tenerlo y él, ya viajó. Ya. Luchó mucho por estar aquí, tenía ya la dos dosis de sus vacunas pero... Bajó la guardia, dicen. Su pulmón izquierdo estaba colapsado. Estaba intubado. 


Y vuelvo a recordar su sonrisa cuando era entrevistado. Sí, me gustan sus canciones, lamento no haberlo conocido mejor en vida. ¿Su edad? Sólo 69 años. Sí, joven. Y aunque no lo fuera. Era alguien que luchó contra la enfermedad y que el año pasado al dar la noticia de que su hermano fallecía por Covid, pidió a la gente "por favor, no dejemos de cuidarnos".  ¡Y quién iba a decirle, quién! 


La vida es un minuto... No importa la cantidad de años, es cortita. Y nosotros pensando que es eterna. Alguien me dijo el otro día "yo no pienso en la muerte, sé que cuando llegue por mí de alguna manera lo sabré". Mi fijación con la idea pareciera pesimista. Y quien esto me dijo puede sentirse positivo al máximo. Y yo creo que yo lo soy, soy optimista y positiva porque al saber que esto se puede acabar en cualquier momento, en el menos esperado y que NO NOS AVISA, es que logro una vida plena. Escuchando a este hombre cantar y sabiendo que él ya no tiene oportunidad aquí,  recuerdo que la vida es tan frágil!  Nada más. Sólo eso. Y vivo mejor. Y siento pena por sus familiares y por el dolor de toda la gente que está pasando por trances como este en estos momentos, o en otros. Es algo de lo que no nos salvamos, nadie.


Y aunque en este caso el cantante ya tenía un mes en el hospital, pues la esperanza que tenía su hijo pidiendo oraciones para su padre, se apagó. Ya, ya viajó. Es verdad que está mejor ahora, los que tenemos FE, lo sabemos. Pero sabemos también que tenemos una responsabilidad con este regalo llamado VIDA que se nos ha dado, y que en el caso de esta pandemia es cuidándonos entre todos es como podemos ir navegando mientras vemos una luz en el camino, aún muy obscuro.    


Él ahora yace, sin duda sus amores lo lloran. Sin duda también alguien más que yo, muchos más, estarán escuchando sus canciones como lo hago yo. ¿Qué diría él si pudiese ver todo este panorama? Estoy segura que pediría a la gente NO BAJAR LA GUARDIA... Y sí, lo ve pero desde ese bendito paraíso donde hay una luz brillante como ninguna y no hay más dolor. 


Pero... Mientras haya vida, decidamos lo mejor, lo necesario para TODOS. 


"Palabras tristes..." dice él.

"Ayúdale, dále tu amor, dile que cante, que cante y no llore". 


José Manuel Zamacona


A tu memoria, hermano. Gracias por todo. 






El icónico grupo LOS YONICS, en México, te va a extrañar siempre. 




Comentarios

  1. Me encantó... me hizo recordar experiencias vividas en mi último viaje a México en el que me presentaron a un cantante (más que eso, un artista) con el que pude compartir y apreciar. A mi vuelta a España, se declaró la pandemia y a los pocos meses me entero del fallecimiento por contagio de este nuevo amigo en tierras tabasqueñas.

    DEP a todos los que nos han abandonado prematuramente... y que con sus canciones alegrarán allí donde vayan.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, tu visita y por el share. Sí caray, esta pandemia y las ausencias que nos ha dejado. Un abrazo!

      Borrar
  2. Que D.E.P, no lo conocía pero ahora a través de tus palabras tan hermosas me invita a buscar alguna de sus canciones y escucharlo, seguramente alguna me sonará. Un beso Maty.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫