SIMULACRO

 19 de septiembre                        1985


19 de septiembre 

             2017


Dentro de pocas horas habrá un 

    S I M U L A C R O


Estas dos fechas cambiaron nuestras vidas para siempre. Sí, las vidas de los mexicanos. Este México lindo y querido, mío, nuestro, de todos los días fue sacudido terriblemente por dos sismos.


NO EXISTEN LAS CASUALIDADES. POR QUÉ SUCEDIÓ ASÍ?


Grabado está en mi memoria el 19 de septiembre de 1985. Temprano de mañanita me daba un baño, cuando comienza el movimiento. No le di mayor importancia, hasta ese día los sismos no me asustaban como a tanta gente. "Pasa y ya", decía yo muy confiada en que nada malo habría de suceder. 


En la tina, tomando un delicioso y calientito baño, fue como todo comenzó. "Está temblando"... Y continuaba con mi baño. Lo que sí recuerdo es que se movía tanto que tuve que agacharme porque no podía mantener el equilibrio, la tina se movía como barquito de papel en el agua.  Listo, pasó y ya.


Estando en la calle todo fue diferente. En el lugar donde bajaba de mi transporte había una casa vendedora de autos de dos pisos que había caído, pero... Iba distraída, lo supe después, aún pasando muy cerca de ella. Aquí comienza todo: una sensación de temor me invadió al sentir un silencio pasmoso. La calle, sí, con su ruido de todos los días, estaba calladita.  A lo largo de mi caminata, encuentro pocas personas.  Algunas platicaban muy bajito y estaban angustiadas. Un poco más adelante, vidrios rotos. 


Y bueno, esa sensación en todo mi trayecto de aproximadamente diez minutos y peor aún fue el entrar al Instituto donde laboraba. Llanto, gente desalojando el lugar. Subo a mi oficina y por allí había televisores. Silencio, luto.  Mi jefe sufrió el famoso mecanismo de negación. "Sigamos, aquí no pasa nada" y hasta un poco de enojo de su parte. 


La mayoría de empleados administrativos y profesores se fueron. Yo, decidí quedarme y trabajar. Cuando vi una reseña en televisión y cuando llegaban los compañeros del turno de la tarde fue que recién comencé a dimensionar la tragedia.


Mi Ciudad de México se convirtió en un cementerio. A pocas cuadras de donde yo me encontraba, había destrucción y dolor. (Las caminé en los días posteriores). 


Pasó mucho, mucho tiempo para que todos recobráramos algo de la alegría de vivir que nos caracterizaba, aún meses después (muchos) encontrábamos edificios que parecían haber sido bombardeados. 


Cada año se recordaba, sin falta. Y el año de 1985 iba alejándose del calendario y de las mentes para poder continuar la vida.


 Y lo que sigue, es lo que aún no me cabe en la cabeza: 


19 de Septiembre de 2017


SIMULACRO de sismo. 


Se intentaba preparar a la población ante acontecimientos de esta naturaleza. Comienza el simulacro, todo mundo sigue las instrucciones: desalojar los edificios con calma, se escucha la ALERTA SÍSMICA con duración de un minuto previo al movimiento telúrico, minuto en el cual con toda serenidad debemos actuar para salvar la vida. Documentos importantes a la mano, desalojando, etc.


SOLAMENTE DOS HORAS DESPUÉS COMIENZA EL SISMO... 


MISMO DÍA! 19 DE SEPTIEMBRE. Y CASI CASI DURANTE EL SIMULACRO...


DE NUEVO MUERTOS, DESTRUCCIÓN, DOLOR. 



Dentro de poco comenzará el nuevo SIMULACRO. Y sé que en la mente y el sentir de todos están aquellos acontecimientos. 


Misma fecha...


         años después.


En otro año, otro tiempo, otro espacio y otras circunstancias pero terrible. Más "cultura sísmica" no evitó la tragedia. 


A la memoria de todos los que perdieron la vida en esos dos sismos.

Para aquellos que perdieron sus hogares, conservando la vida que entre carencias, calle, frío y pérdida de allegados, fue una verdadera prueba de supervivencia.

Porque el amor entre hermanos sea mayor cada vez, sin límites, y en casos como estos se demostró. 


La Madre Tierra protesta. Acudamos a sus reclamos con plena conciencia y acciones en pro de la vida.


Por EL AMOR. POR TI, POR MI. 














Comentarios

  1. Espero que todo salga bien y que simplemente sea un SIMULACRO. Me uno a recordar a todos los que perdieron la vida en en esos dos sismos. Un abrazo Maty.

    ResponderBorrar
  2. Qué miedo... qué tristeza y qué caprichosa es la vida...

    ResponderBorrar
  3. Recuerdo el del 2017, yo estaba en Huixquilucan, Estado de México en la calle, se sintió como el suelo de movía y los postes de luz de un lado a otro, horas después me entere de todo el desastre que dejo en la Ciudad de México, este municipio esta a solo 30 minutos de la ciudad. Y si recuerdo que ese día fue el simulacro en conmemoración del sismo de 1985.

    ResponderBorrar
  4. La naturaleza es la mayor asesina en serie de la historia. Y no hace distinciones. Quizás... si no la tratáramos tan mal... a lo mejor...

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫