CANCIÓN DE CUNA PARA EL MISTERIO TRÁGICO


Un filme extraordinario en más de un sentido. La guerra que Filipinas (1896) libra por su independencia de España, el recorrido de Gregoria de Jesús buscando a su esposo Andrés Bonifacio, el gestor de esta lucha, a través de la selva, quien fuera traicionado y capturado. 


Está película dura 8 horas, carece de narrativa, es en realidad un poema para los ojos y una recreación para la mente. Al ser mínimos los diálogos, el espectador debe darle un sentido y explicar para sí lo que está viendo, hacer su propia obra de arte, vivirla plenamente.  


Es impresionante que 8 horas no lleguen a cansar en lo más mínimo. Por supuesto que se divide en varias partes por razones obvias, es alucinante lo que el espectador tiene a su alcance enfrente de su pantalla. 


Las imágenes en blanco y negro provocan a la imaginación, logrando que uno indague en su yo interno sobre los aspectos que se están presentando: los silencios prolongados que, lejos de cansar al espectador, despiertan una avidez por las secuencias y esto es un mérito muy grande del realizador. Es casi una provocación o un atrevimiento, como se quiera ver, presentar algo tan largo y llevarlo a uno de la mano por toda la trama, expectante de lo que prosigue a un silencio, a un caminar cansado, a una mirada perdida, a un llanto callado. 

Se mezclan personajes de ficción que hacen todo esto más mágico. Sin embargo, a veces es difícil dilucidar cuándo ellos dejan de ser fantasía. Es algo así como parte del intento por hacer crecer esta historia y muy bien logrado. 



Una película del cineasta LAV DÍAZ. Ganó un concurso en el Festival de Berlín. Este película fue presentada en la Cineteca Nacional en Ciudad de México en 2016 y en Canal 22 en 2021, canal cultural. 


Fotografía de Filmaffinity.com

Las ocho horas que dura este filme vamos de la mano en la vida de los filipinos y su lucha, sus dolores, todo su padecer. Es como si viviésemos parte de nuestra vida con ellos metiéndonos plenamente en el desarrollo de está narrativa visual de gran expresión y gran arte. 



Confieso, dice al momento de sentir cerca la muerte un personaje que vive una larga agonía en su travesía por la selva: 


"Dónde está Dios: 

Enmedio del sufrimiento de mi pueblo..."


"Soy Juan Crisóstomo Ibarra

De Filipinas"...


"Mi país busca libertad"


"Confesando, me estoy confesando ante mi país"


Con el sabor de las últimas horas enmedio en la aridez del camino a sabiendas de que no verá mucho más, su voz adquiere una sinceridad dolorosa. Y casi sin palabras, conmueve profundamente. Hablan su estado, su deterioro, su rostro desencajado, quizá resignado; pero sus ideales están allí. El movimiento casi uniforme de las aguas da musicalidad a la escena de la confesión, la viste de verdades de todo un pueblo. Es la voz de los que luchan por su causa y de los que están allí sin saber por qué. 

El agua no es ni mansa ni turbulenta, es como agua resignada, agua que es testigo y protagonista. 

Se presiente un desenlace cuando llegan a una cabaña. Ante su final inevitable desea evitar los últimos dolores y toma veneno. Ha muerto. Los testigos mudos se van alejando, la cabaña se quema con el cuerpo ya sin vida y ahora es el humo el que habla como pidiendo ser exento de esa causa, que es sólo consecuencia muda de los hechos. 

Tiran sus cosas al mar desde lo alto.

¿Qué es ficción? ¿Qué es realidad?

Así transcurren todas estas horas que nos piden prestada parte de nuestra vida para meternos de lleno, con historias de seres humanos,  con mujeres dialogando por espacios interminables a base de suspiros, de desaliento, de miradas. La MAGIA en la pantalla. 


El derecho legítimo de emancipación de un pueblo tras más de 300 años de dominación.

El sentimiento del hombre subyugado, amarrado, esclavizado, atado. Su impotencia ante esta circunstancia. 


La imagen del fuego, del humo es como representativa de una historia sin fin: LA HISTORIA DEL HOMBRE.



Sigue la selva en blanco y negro dando lugar a montones de sensaciones. Silencios cuasi eternos que hablan más que nada, más que todo. 


El hambre de justicia y libertad irán acompañadas de una idea romántica de un devenir más puro y auténtico? Pienso que sí,  puede notarse al final. 


Ahora la lluvia, el viento moviendo todas las yerbas contrastan con la escena del fuego. Las dos mujeres sentadas en esa selva tan misteriosa por estar pintada de blanco y negro hablan del infierno en que están viviendo. Piensan, se callan y sus miradas se pierden. 


Lo dicen todo:


Las gesticulaciones, los pasos cansados, los cuerpos encorvados. La Naturaleza siempre hablando con y por ellas, y aparece de nuevo Gregoria. Se ve derrotada, llora y se desmaya. Como si ese desmayo fuese el de todo un pueblo . Y la Naturaleza sigue su diálogo ¿o monólogo? como testigos fieles de cada acontecimiento y de toda esa eternidad. Sí, porque eternidad es la palabra que se me ocurre para describir ese averno que no parece tener principio y que no parece tener fin. Son momentos quizá finales para unos o iniciales para otros y sin poderlos distinguir. 


Parecieran escenas de un realismo mágico, ese que tanto me ha inspirado en la obra de Isabel Allende. Desfilan tres mujeres, Gregoria entre ellas y se van perdiendo en la selva, perdiendo a lo visible, camino a la nada. Aparece humo de nuevo, y la expresión del mar de nuevo. Al unísono expresan que ellos, Naturaleza en su magnificencia,  seguirán allí pase lo que pase.  Sí, se manifiestan con sus sonidos y movimientos ante los hechos. HABLAN. 


Y en ese mar se retira Gregoria con sus más hondos pensamientos, con su tristeza, con su impotencia. No encontró a su marido, y culmina esta obra con las reflexiones de Gregoria al retirarse de la selva en una barca. 


REFLEXIONES DE GREGORIA DE JESÚS AL FINALIZAR SIN ÉXITO SU BÚSQUEDA DE TREINTA ETERNOS DÍAS. 



NADA SE COMPARA

CON LA PROFUNDIDAD DE LA DUDA

NADA SE COMPARA CON 

LA CRUELDAD DEL HOMBRE HACIA EL HOMBRE



NADA SE COMPARA

CON LA CRUELDAD Y OSCURIDAD DEL ALMA HUMANA




Y así fue, un pedazo de la vida en el Universo. Sucedió, y sigue ocurriendo. Momentos eternos, preguntas sin respuesta. 

Comentarios

  1. Excelente reseña de una obra que no conocía, pero no se me olvidará. Cierto que en el universo existen demasiadas preguntas sin respuesta. Un fuerte abrazo Maty, 😘👍

    ResponderBorrar
  2. reseñas bien corto y al grano saludos desde Miami

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫