LA MUJER DEL MAR

 En aquellas playas de un mar de ensueño, nadie pudo haber imaginado que eran el hogar de una mujer que, dice la leyenda, se convirtió en una hermosa sirena. Pero, ¿cómo sucedió?


Foto de Phillippe Marcillac




¡Era un lugar tan bello!


Un pueblo con una escenografía que el más grande de los artistas desearía poder recrear. Y ¡el mar! Si de por sí el mar es bello, este mar, el mar allí era de todos los colores imaginables, de todos los humores posibles. Era un mar con estados de ánimo peculiares. Casi siempre, casi, su estado era de paz y tranquilidad. Quietud, sólo mirarlo elevaba cualquier espíritu, hasta el más amargado. Y si tocaba tu piel, su lenguaje te hablaba por días enteros, te decía que la vida -en su parte amable- tenía millones de momentos plácidos.

Un día este mar cambió de humor cuando una linda dama presa de la tristeza y la añoranza quiso  terminar sus días ahogándose en él. También ella cambiaba de humor, porque la vida de sus sueños no siempre era tal.  Entró hasta lo más hondo que pudo, fue entonces que las aguas enfurecieron y la condenaron. 


Foto de Phillippe Marcillac



PRISIONERA DEL PARAÍSO

Una mujer deseosa de libertad de cuerpo y alma, de CERO ataduras en ningún sentido. Amaba el mar. Amaba la vida de sus sueños y amaba poder sentirse amada. Pero ese día, se sentía hundida en el vacío. La necesidad que tenemos todas las mujeres de sentirnos amadas, en ese preciso momento no era cubierta. 




Foto de Phillippe Marcillac


Eso sí, seguramente más de una desearía esta condena. 

Cuando ella estaba dormida en el fondo, sobreviene un oleaje muy pocas veces visto en ese lugar, en uno de sus movimientos más bruscos sacó a esta mujer que ahora ostentaba una hermosa cola de colores brillantes, una cauda impresionante. Era una sirena. No, no podría nunca más querer quitarse la vida en la fuente de la vida misma, nunca podría ahogarse. 



Vivía condenada al amor de sus amores, con ráfagas de eternidad.





Comentarios

  1. maravillosa entrada la he disfrutado esta llena de vos

    ResponderBorrar
  2. Que bonito Maty, y que triste al mismo tiempo. Llevar una condena de por vida es demasiado tiempo. Un beso.

    ResponderBorrar
  3. Me recuerda leyendas de pescadores sobre sirenas.

    ResponderBorrar
  4. Muy bonito Maty. Con un toque de tristeza y nostalgia pero narrado de forma que uno quisiera irle a hacer compañía. Saludos.

    ResponderBorrar
  5. Unos deseos muy entendibles, y el amor siempre presente.
    Corto pero intenso. Pude imaginar las escenas.
    Hermoso relato, pese a ese halo de "tristeza".
    Un abrazo, Maty.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫