SOMBRA VIVIENTE

Esta es una historia real de una niñita que deseaba morir. Patético, sí, pero real. ¿Cuando tú miras a un niño, imaginas siquiera que él o ella es todo un Universo de posibilidades?



El Despertar


La Sombra me acecha



Una mañana cualquiera y al mismo tiempo especial, despierta. Con ojos de escudriño y tímidos a la vez, como no queriendo hacer ver que está mirando. Con miedo de ser descubierta y así recibir más de lo que no quisiera: más juicios, más golpes. No entiende por qué está allí, sencillamente no lo puede comprender. Es sólo abrir los ojos y no poderse explicar nada de todo aquello. Es gris, asusta, impone, resquebraja. Debilidad y vulnerabilidad ante los más fuertes, los que tienen el poder ante un ser indefenso. ¿Cómo comprender el por qué de una estadía que nunca pidió ni mucho menos imaginó? 


"¿Qué estoy haciendo aquí?" 


"¿Por qué estoy aquí?"


"¿Qué es todo esto?"


"¿Por qué llegué a este lugar?"



"Quisiera escapar y no puedo. Pareciera que eso de "estar" es algo ya sin remedio, un hecho consumado. ¿Cómo hacer para no estar? ¿Cómo?"


LA SOMBRA



"Tengo miedo. Sí, mucho, mucho miedo. LE tengo miedo. Representa el dolor y el terror. Sé bien que ante cualquier cosa, habrá un golpe más en mi cabeza. ¿Por qué? ¿Acaso era mala? ¿Acaso era un aborto de la naturaleza, como la sombra me decía?"


"Y trataba de esconderme. De ser invisible. ¿Podría serlo? ¿Cómo? O... O borrar todo. O borrarme del todo, sin más. Como dormir, como -no estar-. Mientras, un refugio, un recoveco cualquiera sería bueno, total podía hacerme chiquitita y encogerme, hecha bolita... No veo, no veo nada y nadie me ve".


UN ALMA BUENA


Sí que la había, pero no siempre podía hacer acto de presencia porque la sombra se interponía y eclipsaba cualquier acto de bondad. 

¡Ah! Pero cuando el hada llegaba, todo todo cambiaba. Había un mundo lindo, había un mundo bueno. Había ternura... ¿Ternura, qué era eso? ¡Sí! La que expresa bondad con toda la fuerza del corazón. Con ella no había peligro, con ella había una esperanza.  


"Quiero irme contigo mi hada buena, quiero estar a tu lado."


"Qué más quisiera hijita mía... Pero mírame, no puedo hacer más que aparecer cuando tengo oportunidad". 



Y es así que transcurrió una vida que no sabía nada de nada. Es así que el miedo la fue formando mientras la acompañaba a todos los sitios posibles. Ah! Cuando aparecía el Hada sentía alivio y mucha dulzura, pero se veía empañado por el hecho de saber que volvería a su realidad. 



Fue todo eso tan duro y tan difícil, que no comprendía la vida. 



ESPERANZA


Los años transcurrieron lentos. Llegó a entender que estaba en algo que estaban todos los que la rodeaban. Pero no asimilaba por qué para los demás era diferente, por qué los demás eran "normales".



¿NORMALIDAD?


¿Y qué es eso, qué es la normalidad y por qué a veces sí y a veces no y a veces a algunos sí y a otros no? 


Pasan los años, sí, así de lentos, sí.


Ya era casi del tamaño de la Sombra: había crecido. Pero con todo, aún no era libre.  De repente ya se podía defender mejor. Al menos, el panorama iba adquiriendo otro color. Aún vulnerable, pero diferente. Aún débil, pero con rebeldía. 



Es así como una niña muy pequeña paladea desde tan temprana edad el terror y el desasosiego. Nadie lo hubiese imaginado. Y una vez se dijo  "cuando tenga hijos, no voy a pensar que son tontos como los adultos creen, no voy a olvidar lo que siento y lo que pienso y sabré que ellos así lo harán también".



Nunca hay que subestimar a un pequeñín. No tenemos ni la menor idea de lo que puede ocurrir en su cabecita ni en su corazón. Todos los niños del mundo son hijos nuestros.


Todos los seres humanos nos pertenecemos unos a otros. Todos somos un conglomerado de pasiones y sensaciones semejantes. 



No, no murió. Al menos físicamente no murió. A pesar de que tuvo muchas muertes, estaba viva. Siguió siendo vulnerable, pero ya se podía defender. 


Un corazón lastimado requiere cuidados intensivos, por siempre y para siempre.



GRACIAS AL SEÑOR AMOR, QUE SALE AL RESCATE CON ESE DON QUE ACARICIA.


































Comentarios

  1. Que historia tan triste, cierto que los niños deberían comenzar su vida siempre con alegría, disfrutando de la niñez, sin preocupaciones, sin miedos. El arrastrar tanto temor desde tan pequeña te hace vulnerable a lo largo de la vida. Un fuerte abrazo Maty. 😘

    ResponderBorrar
  2. Duro relato, tan duro como la realidad que nos presenta, el maltrato. Has narrado, perfectamente, el sentimiento y los pensamientos de esta niña que no comprende la deleznable y miserable vida que le ha tocado vivir. Llega al alma. Saludos, Maty.

    ResponderBorrar
  3. Tu relato encoge el corazón. Pensar que lo que plasmas con palabras es la realidad de muchos pequeños indefensos, algunos no sobrevivirán y los que lo harán quedarán marcados de por vida. Increíble que el hombre esté pensando en colonizar otros planetas cuando en el nuestro hay tantas cosas por arreglar. Te dejo un abrazo.

    ResponderBorrar
  4. Es tan pero tan triste cuando un niño sufre, un niño con tanta capacidad de reír, de amar, de ser feliz y no pueda y que nadie sea capaz de sacarlo de la sombra.
    Desgarrador Maty.
    Un abrazo grande y conmovido.

    ResponderBorrar
  5. Quién nace con una vida rota, el día de mañana será un demonio o pasará toda su vida recomponiendo su corazón.

    ResponderBorrar
  6. Vaya! Qué duro golpe que le dio la vida, cuantas cosas que aprender, que perdonar, que sufrir y que arrastrar.
    Ojalá esa niña pueda sanar echando mano a ese corazoncito de hada, de esperanza e ilusión. Ojalá esta mujer que debe ser ahora haya podido desincrustar tato dolor de su alma y entienda que los padres los escogemos al nacer y que de ellos también nos llegan las fuerzas que tenemos hoy y tantas y tantas experiencias aprendidas y vividas. Que podría haber sido más fácil, por supuesto, que no debería existir nada semejante, por supuesto…. Pero la vida fue así y queda solo el hoy y hay que hacer de tripas, corazón y salir adelante como sea porque la que se va a salvar eres Tú, lo más importante del mundo, la personita a quien más debes querer y cuidar del mundo. Y cuando eso se hace, se ve desde fuera y atraes lo mismo. Esa luz blanca preciosa que te llena con su polvo de hada buena llenita de amor sin fin…

    ResponderBorrar
  7. Los niños miran el mundo desde su propia perspectiva, sin aún juzgar, desde la pureza , desde la inocencia, desde su baja altura y siempre hacia arriba. Claro son niños, todo se ve tan grande, tan inalcanzable, y cuando temen se esconden entre os pies de un adulto que esta ahí para cuidarlos y protegerlos.
    Nadie sabe lo que pasa en su cabeza, no hay tiempo para entenderlos. El tiempo de un adulto pasa tan rápido, y el de ellos, parece no pasar. A veces un pequeño te puede contar, pero siempre desde ese mundo de colores e inentendibles palabras... lee estas lineas:
    https://adoquines-mojados.blogspot.com/2021/11/reminiscencias-de-pasillo.html

    Gustab, un niño extraño.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫