ANITA, UNA REALIDAD


Anita


La realidad supera la ficción.
Hay historias que superan a las novelas.
Anita es de carne y hueso y no un ser inventado para un relato.
Anita, es un milagro de vida.


Había una vez...

Y empieza esto con  una chiquitina tierna, muy pequeñita. Vivía en un cuarto, en él cabían todos sus sueños. Cabía su infancia, su voz dulce y tierna. Allí tenía que estar mientras mamá trabajaba. Allí jugaba, reía y soñaba.

Incontables las veces que la señora Anita (sí, se llamaban igual mi mamá y la nena) y yo, platicábamos con ella a través de aquella puerta. Subíamos a esa azotea a tender la ropa en aquellos tiempos en que existían los cuartos de servicio (aún hay algunos), y la ropa se colgaba en "jaulas", cada departamento tenía asignada una. Y la nuestra daba precisamente al frente de la puerta de la pequeña.

Por el borde inferior de esa puerta gris había un espacio por el que ella alcanzaba a sacar sus deditos. Tan chiquitos como ella, tan dulces como la ternura con que asomaban por allí, y le daba algunos caramelitos. Muchas veces mamá me contaba al bajar "Maty, sabes lo que platiqué hoy con Anita? Hice un "miau", como un gatito, y ella respondió igual, "miau, miau, miau", con esa vocecita que enternecía.

Confieso que me dolía saberla allí, solita por horas que para ella deben haber sido eternas. Eterno es el tiempo cuando se espera, eterna es la espera cuando se es tan chiquitita y esa cabecita viajaría y viajaría por sabe Dios qué espacios. Tiempo de sobra para echar a volar la imaginación, para llorar un poquito, jugar otro poquito, dormir algún rato, despertar y volver a ver esa misma realidad. Era un verdadero placer poder charlar con ella. 
Ese cuarto debía ser para ella de buen tamaño, cuando se es chiquito todo se ve más grande. ¿Cómo vería ella esa grandeza? ¿Se sentiría protegida, o tendría algún temor? ¿Qué pasaría por esa cabecita? ¿Qué guardaría su corazón?

Cuando lográbamos verla afuera con su mamá, era tremenda fiesta. "Anitaaaa, Anita cómo estás!".

Así iban transcurriendo nuestras vidas. Su mamá trabajando para sacarla adelante y ella tierna y dócil, allí. Yo, viviendo mi adolescencia. Estudios, problemas, ires y venires.

Lo que es una verdad tan grande como el Sol, es que Anita era parte de mi vida. La pensaba todos los días, la imaginaba en sus momentos. Y sí, sí que me era difícil, hubiese querido una varita mágica para sacarla de allí. 

Fue creciendo, se fue haciendo una niñita mayor y comenzó la época de la escuela. Poco a poco seguramente el cuarto le iría quedando un poco más pequeño, ella crecía.

Todas las Navidades pensábamos en ella, en qué obsequio darle. Algún detalle, verla sonreír. Casi siempre se lo entregábamos a su mami. 

Y Anita, seguía siendo parte de mi vida. 

"Anita, cómo estás creciendo". "¿Cómo te va en la escuela?". Era una niña muy inteligente y dedicada. Al cuarto lo fue adaptando a la necesidad de sus edades, y así cuando fue una adolescente se las ingenió para colocar su ropa, y recuerdo bien una especie de joyero que ella misma hizo para colgar todos sus aretes y tenerlos a la vista. 
El espacio pequeño da lugar a desarrollar la creatividad, y ella lo hizo. Lo que sí no cabía allí eran sus sueños, pero igual los acomodó. Sí, los compactó en una esquinita muy bien guardados. "Todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar". Tenía incluso una mascota, una hermosa gatita que fue su compañera muchos años, pues fue mucho lo que vivió. 

Ella construyó a la par de esa puerta gris una de color rosado. Al abrirla, veía un jardín hermoso, con grandes árboles y hasta un riachuelo. Corría y corría sin parar, cuando el viento rozaba su carita sentía que eso era lo más parecido a la felicidad que podía conocer: la libertad, el aire fresco, el cielo tan azul, a veces con algunas nubes y a veces sin ellas pero siempre azul. Cerraba sus ojitos con la cara de frente al sol sintiendo ese beso cálido del Astro Rey como diciéndole "¿miras con tus ojitos cerrados todo el calor que te doy? ¡Claro, lo miras! Percibes ese color rosáceo de Buenaventura.  Y es así como te das cuenta de que mi beso es una promesa de vida y plena satisfacción para ti, de un gozo sólo comparable a lo que sienten aquellos que ningún mal han hecho".  Ese azul junto con la caricia del Sol contrasta con el rosadito de la puerta mágica. Era SU mundo, totalmente dueña de él. Su Ángel de la Guarda la acompañaba, Dios la cuidaba. Platicaba con los pajarillos y hasta parecían cantar para ella. 


***********



El tiempo no se detiene. La vida es cambio, movimiento constante. Aunque hay cosas que dentro de esos viajes a veces convulsos de las manecillas del reloj en nuestras vidas, que se quedan para siempre. Y al cabo de los años, ocurre algo como esto:





Y etc. etc.

No puedo expresar lo que sentí al ver este mensaje. La emoción, la emoción a todo lo que da y querer (como me pasa muy seguido) contárselo a mamá como el notición que es! Pero mami ya no está aquí físicamente, así que de igual modo se lo platiqué a su espíritu. 

El cariño sincero tiene memoria, al corazón no se le engaña y bendigo una y mil veces a la tecnología que me ha permitido recibir este hermosísimo regalo. ¡Cómo, cuánto lo agradezco! 

Mi Anita volvió a través de los aires del tiempo convertida en mamá. Y como acordamos, no nos encontramos por "nada". Ahora, caminaremos el camino como ya antes lo hicimos en esta época de nuestras vidas.


¡Anita, mi (nuestra) Anita, celebro nuestro encuentro! 
Te dejaré por aquí una de las canciones de esa inolvidable época.  GRACIAS, gracias! 












 

Nunca dejes la ilusión, nunca pierdas la esperanza. 

Comentarios

  1. Que hermosa historia Maty, el reencuentro con esa niña que marcó un momento en vuestra vida. Me imagino la alegría que te llevaste al recibir ese mensaje, seguramente te vinieron recuerdos antiguos que se volvieron tan presentes. Un abrazo amiga.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Por supuesto que así fue querida Mar, qué bien que lo sabes! ❤️
      Abrazo grande 🤗

      Borrar
  2. Wow que buenos recuerdos de niñez me trasladaste a la niñez que ya había olvidado, pero gracias a ti volvemos a recordar a través de tus relatos gracias por hacer esto muy buen relato 🤗❤

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Dani! Nunca perdamos a ese niñito que hay dentro de cada uno. Abrazos!

      Borrar
  3. A veces regresa el pasado para decirnos lo bien que lo hicimos. Qué buena historia.

    ResponderBorrar
  4. Gracias por dedicarme unas bellas letras!! Las lágrimas siguen rodando por alegría!!, en mi niñez, ustedes fueron parte importarte y marcaron mi vida!! Los sueños siguen estando y cambiando!! Bendito Dios que nos puso una vez en el camino!!
    Un enorme abrazo al alma!!

    P.d. por cierto ese cassette de Karina, también me lo regalaste, y aún lo conservo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Mi corazón, me emocionan tus letras. Y sí, recuerdo que me hablaste de ese cassette y otro más, por eso te puse la canción.
      Ahora, juntas por siempre, con Luna. Te quiero mi Anita🤗🤗🤗🤗🤗

      Borrar
  5. Muy lindo relato, hermosisimo recuerdo y más aún el haberse encontrado después de un tiempo y aún seguir unidas por el corazón. Gracias por ello, un abrazo grandote

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Themis gracias! Estoy muy feliz en verdad, y agradecida. Esto es algo grande para mí.

      Borrar
  6. ¡Qué hermoso Maty! que privilegio que se hayan vuelto a encontrar. Se ve que eres una persona muy bella por dentro y fuera cuando desde el pasado te llegan estos regalos de la vida. Una historia real que calienta el alma, gracias por compartirla tan bellamente. Saludos...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Mi Tigrilla, gracias por lo que me dices. Sí que es especial está historia para mí... Para Anita también. Gracias por estar aquí. Abrazo!!!

      Borrar
  7. ¡Si siembras amor cosecharás amor, querida Maty, por es una ley divina! Saludos a Anita.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias gracias Miguelito! Por ser parte de esto como de mi vida todo. Dios te bendiga!

      Borrar
  8. Linda historia ser amable hace que el mundo sea mejor y uno pueda conocer a las Anitas de este mundo.

    ResponderBorrar
  9. Oh Maty... me han dado escalofríos con lo que has contado; me imagino sí, y tanto, la emoción tan intensa que tuviste que sentir al encontrar esa niña después de los años transcurridos y así... Por Dios, qué grande. Yo perdí el contacto con dos amigas debido a los viajes, cambios de direcciones y teléfonos, no veas cómo las he buscado y sigo, pero es como tú dices todo tiene un porqué, tanto si se alejan o se acercan y tú, jo, la has reencontrado... ¡Qué maravilla! ¡Cuánta felicidad!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Querida Luz, te has convertido en alguien con quién me identifico en muchos aspectos. Qué lindo que compartas en el sentimiento tanto y tanto! En verdad que estoy muy feliz, hace un rato platicaba con Anita vía WhatsApp, nos estamos poniendo al corriente de lo transcurrido en nuestras vidas.
      Tus amigas si tienen que volver, volverán, no lo dudes. Fíjate que a mí me han encontrado varias personas por el blog, porque utilizo mi nombre en mi dominio. Te deseo lo mejor para tu alma, ese cachito que nos habita en nuestra totalidad y que tanto se nutre con estas alegrías y que necesita tanto de este alimento especial.
      Te mando doble o mejor triple abrazo pero sí que cargado de cariño. 😍❤️

      Borrar
  10. Qué historia más bella, Maty. Y qué alegría volver a reencontraros después de los años. La tecnología también ofrece estas oportunidades que de otro modo serían imposible. Ahora a disfrutar de vuestra compañía la una de la otra, y a compartir bonitos momentos. Me alegro mucho! Un fuerte abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias mil veces Mayte! Sí, estoy tan agradecida por esto! Te mando un beso 😊

      Borrar
  11. Por cierto, me encanta el nuevo blog, su color blanco y su formato!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ay qué bueno que me lo dices, quería que se facilitara la lectura. Otro beso!

      Borrar
  12. Al principio pensé que era un cuento, pero resultó una experiencia real y recordar es muy padre y más cuando puedes compartirlo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias por estar aquí Aarón. Sí, bello esto y compartirlo también. Saludos 🤗!

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!