SOLIDARIDAD

 No estamos solos.





Juntos podemos!


Diferente es sentirse solo, a estar solo. Sentirse solo es lo peor, puesto que al cabo es ese sentimiento lo que determina nuestro momento.


Pero...


Cuando sucede algo, cuando algo fuerte pasa y sacude, ocurre ese fenómeno llamado SOLIDARIDAD.


FENÓMENO, sí. No quiero quitarle mérito a algo que es magnífico, maravilloso, todo un suceso. 


Ocurre un sismo (o alguna catástrofe de otra índole) y toda la gente se solidariza. Sale lo humano del humano, sale lo mejor de cada uno para el otro. Una preocupación, una ocupación en el otro. Llamadas al por mayor, querer saber de inmediato en dónde y cómo están las personas que vienen a nuestra mente, parientes o no parientes. Conocidos, SERES HUMANOS.


Si esto se ha tratado de un acontecimiento que se sale de toda proporción, de consecuencias fatales, sale un mundo de personas a la calle a ver la forma como puede ayudar a aquel que más lo necesita. Es cuando le sale lo más esencial de los seres, es cuando el humano es realmente eso. Esto verdaderamente llama la atención, conmueve, llega a lo más hondo. Es un torrente de emociones que junto con el dolor y las lágrimas que inevitablemente se derraman, que caen aún sin sentirlo porque la entraña y el espíritu dictan que se derrame una demostración del sentimiento de consternación ante el dolor de los demás, y ante ese dictado no se puede impedir que se active aquello que orgánicamente y fisiológicamente tiene una explicación  que así lo decide, se secreta ese líquido salado que dice "esto me duele, me carcome por dentro, me mueve absolutamente todo, me dice que daría lo que fuera por poder palear ese sufrimiento, que me siento impotente ante lo que miro, ante todo eso que me está estrujando, que quisiera ser invisible y poder entrar a esos escombros donde padecen esos que no sabemos si aún viven, si aún respiran, que deseamos con el alma y la entraña que asome otro ser con vida. Es cuando se manifiesta lo mejor que el alma humana puede albergar, es cuando el amor en todo su esplendor se manifiesta. No solamente el altruismo (que ya de por sí es bueno) sino AMOR. Ese sentimiento y realidad que nos identifica, nos une y nos hace coincidir y confluir. Sin duda, es mayor la bondad que la maldad. Así ambas existan en el mundo y, por ejemplo, durante esta pademia he escuchado cosas como "los buenos se volverán más buenos, los malos se volverán más malos", con todo, creo firmemente que los buenos, son más. 



Sin embargo...


Me molestan estos "puntos suspensivos" que delatan que viene algo no tan bueno. No, nada bueno. Está bien, lo diré: algo Muy Malo! El ser que se aprovecha del dolor humano para sacar provecho. Por necesidad o por simple hábito que tienen algunos de hacer de la desgracia un modo de hacerse de bienes, de esos que otros con toda la buena voluntad donan para aquellos más necesitados. Sí, esto lastima. Pero es parte de la condición humana, no se puede evitar. 


También sucede que una vez que se supera o que transcurren los momentos más duros se llega a "olvidar" la tragedia mientras los damnificados, los más dañados, los más adoloridos, siguen sufriendo por un tiempo incalculable y seguramente para ellos eterno, las secuelas del evento, cualquiera que este haya sido. Se olvida a aquel o aquellos que quedaron en la calle a la intemperie cobijados por una casa de campaña, cobijas que no son suficientes cuando el frío traspasa. Algo sucede con la memoria. Sí, quiero pensar que es la memoria. No los sentimientos. O quizá que el ser humano vuelve a introducirse en su propia tragedia, en su propio devenir, en sus propios "problemas imaginarios" (somos especialistas en sufrir por cosas que no lo valen). Quizá... Quizá, ¡tantas cosas! 



 Memoria, tener memoria es la clave. No olvidar. Tener presente a quien no la está pasando bien. No acallar la conciencia haciendo un donativo y después "dejarlo allí". O quizás no sea acallar la, quizá fue en un momento de amor, de buen amor. Pero el amor debe tener memoria, y no dejar pasar y dejar allí a quien todo lo perdió. 


Pero sí, sin quitar la belleza del acto solidario que sale a flote cuando más es necesario, que llama la atención de propios y extraños. Pero que dure, que dure un poquito más y después, otro poquito. Y así, de poquitos en poquitos se llega a hacer una montaña de realidades y no solamente de buenos deseos.


Un pensamiento de luz, un abrazo de luz en la obscuridad, una tierna sonrisa, un pedazo de pan y un trozo bien grande de corazón. Sí, ese que los maestros en la escuela nos dicen "eso a lo que llaman -corazón- en cuestión de sentimientos, es solamente una víscera. Recuerdo esto y sonrío, porque aún el más "cerrado" en esas cuestiones, tiene esa víscera y la transforma en un hecho.




"Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga". Homero

 




"El sabio no atesora. Cuanto más ayuda a los demás, más se beneficia. Cuánto más da a los demás, más obtiene para él".  Lao Tse.

 


AMAR, DE ESO SE TRATA FINALMENTE.

 

 

No eres lo que tienes, eres LO QUE DAS


Comentarios

  1. Me hiciste emocionarme pirque ya sabes que estoy sumido a varias causas entre una de ellas ser solidario con el que lo necesita y poder ayudar al que no tiene para mi no es obligación es una condición, me encanto el relato amiga un saludo 👋

    ResponderBorrar
  2. Me alegra mucho querido Dani que haya cosas con las que nos identifiquemos. Qué bueno, qué bendición qué esa condición está en ti, creo que por eso todo lo que haces es tan bonito, le pones todo tu amor. Un gran saludo Dani, amigo!

    ResponderBorrar
  3. Como ya es costumbre, nos traes una preciosa reflexión. Solidaridad, qué linda palabra, todo lo que encierra es bueno, es positivo. Siempre hay gente que obra mal pero creo que somos más los que tenemos esa capacidad de ayudar cuando se requiere, de no dejar solo al que tiene un mal momento. Gracias Maty por alegrarnos e inspirarnos con tus letras. Un abrazo cariñoso...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas muchas gracias a ti Ana! Un abrazo para ti también... 🌞

      Borrar
  4. Una gran reflexión Maty, estoy de acuerdo en que la mayor parte de nuestra existencia sufrimos por cosas sin importancia cuando tenemos a nuestro alrededor sufrimientos reales y dolorosos. Y también estoy de acuerdo en que cuando queremos ser buenos lo somos y mucho. Como siempre nos dejas algo en lo que pensar. Un abrazo amiga. Besos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias siempre Mar, por estar y por exponer lo que piensas, que es muy valioso. Un abrazo grande!

      Borrar
  5. Qué bonito lo explicas Maty! Así es. Amar es dar y no esperar a recibir. Lo que me cuesta entender es el concepto de solidaridad como hecho puntual. Hay que ser solidario en el día a día, también ante la pequeñita desgracia. Hay que entender la solidaridad como principio o valor que debe regir siempre en nuestros actos de forma permanente no aislada o puntual. Y sí, ser solidario también es una forma de amor.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Mayte, pienso exactamente lo mismo. Es una lástima que no sea la solidaridad un patrón de conducta. Y también esa dualidad que tenemos los humanos. Ojalá reflexionemos! Te mando un gran abrazo.

      Borrar
  6. La solidaridad , el ser empatico y compresivo son valores que debemos preservar. Últimamente hay mas indolencia y uno de los problemas de los seres humanos es la indeferencia y el olvido. Te mando un beso y buena reflexion.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario a todo esto y sí, definitivamente, la indiferencia mata. Un beso y abrazo para ti 😊

      Borrar
  7. Una gran reflexión, donde expones todos los extremos que son inevitables, será nuestra condición esa dualidad entre el bien y el mal.
    Y ahí en medio de todo, la solidaridad, que siempre acude, aunque muchos lo nieguen, porque hay quienes no hacen nada o solo criticar pero hay otros que se vuelcan a la ayuda ante cualquier catástrofe o simplemente hacia quienes lo necesiten.
    Están los interesados y los auténticos.
    La dualidad... La compensación.
    Una reflexión la tuya llena de sentimiento, de amor y de luz.
    Un abrazo enorme y solidario.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dualidad Luz, es así. Y tus palabras siempre están llenas de cariño y empatía. Un abrazo igual para ti 😊

      Borrar
  8. El ser humano es un ser hostil por naturaleza y baña su tierra con ríos de sangre; con la sangre de sus iguales. Nunca cesarán de discurrir por el mundo los ríos de sangre. Las gentes de bien solo pueden procurar que sean lo menos caudalosos posible.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ay ay ay!
      Esta es la otra cara de la moneda. Apocalíptica, cierta pero la otra parte, también lo es.

      Borrar
  9. ¡Qué buena reflexión, Maty! Nos has traído las dos caras de la moneda, lo mejor y lo peor de ser humano. ¡Cuántas veces vemos que la balanza se inclina por el peor lado! Tal vez, porque la solidaridad se lleva a cabo sin ruido ni patrañas y nos pasa más desapercibida en esta sociedad que vivimos tan individualista. Pero estar, está.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias María Pilar! Es verdad que lo MALO se nota más, hace más ruido. Pero sí que existe el lado bueno, aunque ojalá hiciese más olas en el mar.
      Un beso 🥰

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

BESOS PECAMINOSOS