DESANDANDO EL CAMINO

 




Un día cualquiera toma su equipaje. Su equipaje, una simple maleta dura y crujiente, de esas antiguas, hasta con un pedazo de tela saliéndose como diciendo "ya, vámonos, como sea pero vámonos! Ya no más".


Entonces, desandando lo andado, camino lleno de polvo y terracería. Tanto y tanto polvo que pasa por la garganta, por las mucosas. Que se mezcla con tanta lágrima formando una mezcla parecida al barro. Unas sandalias tan ralitas que los pies se llenan también de esa tierra y de piedras, muchas piedras de todos los tamaños. Un vestido negro, hombros encogidos en señal de agotamiento, cabello desalineado. 


La sensación de desolación es fuerte, densa. Y de pronto se descubre con una joroba que no solía tener, los ojos se topan con el piso, como siendo arrastrados por esa lúgubre y corrosiva mezcla de todo eso que hay hasta abajo.  Todo es gris, obscuro. Mas el equipaje más denso es el que carga en el alma: ¿Cómo pudo tardar tanto todo aquello? Ya era difícil, y al parecer difícil también es echar marcha atrás -por fortuna-. 


Esa madrugada anunciaba que ese fresquito que se sentía pasaría pronto, halos de calidez se dejaban sentir de pronto anunciando un fuerte horno calcinante. El clima en consonancia con el ánimo. Esa alma inexplicablemente pudo con tanto dolor. Era como si las raíces que sentía que le amarraban los pies por nada ni por nadie se podían romper. Era como pensar que esas raíces ya estaban allí, no podían ni debían desaparecer, ya que costó mucho darles morada. Y esa morada no era más ni menos que una atadura criminal. Por eso, no resistirse más a ellas es lo que comenzó su liberación. 


Tenía auténtico pavor de mirar ni siquiera por el rabillo del ojo, hacia atrás. Estaba desecha, más polvo que el mismo polvo que la bañaba. Pero la poca fuerza que aún sacaba para moverse con esas escuálidas sandalias a medio romper, así de poquita y de endeble, algo sin querer pero sin dejar la hacía NO retroceder.


No podía procesar bien en su mente ni lo pasado, ni lo que estaba sucediendo en ese instante. No podía ni pensar, era sólo que en ella se acentuó como cimiento... 

-¡a saber qué tan resistente!, por eso no quería voltear-


...y sí, esa nueva componenda de la vida que la obligó a tomar esa acción algún día, quizá, podría analizarla. Ahora sólo era poder continuar la desandanza antes que otra cosa pasara, pues mucho tiempo ya no había. Ni muchas posibilidades, ni mucha vida. Apenas un aliento, casi imperceptible, permitía que sus pasos siguieran en esas condiciones para no volver atrás. Ni un paso, ni uno solito.


Cuánto puede soportar un alma presa de sí misma ante una situación inenarrable, imposible entender cómo sucedió. Cómo alimentó esas raíces en vez de...

En vez de...


No no, eso ya no importa. Importa seguir, así sea poco lo que quede, seguir y lavarse esa cara que denotaba todo lo que le pasaba por dentro, ya que esa maleta y las sandalias hablaban por sí solas diciendo que la vida recién comenzaría. Con cicatrices, ruda como un cuero muy raspado, pero comenzaba. Las raíces, ya no importan!


Lo verdaderamente rescatable, era esa salida hacia el mundo. 


 




Vestida con mantos negros

piensa que el mundo es chiquito

y el corazón es inmenso.


Vestida con mantos negros.


Piensa que el suspiro tierno

y el grito, desaparecen

en la corriente del viento.


Vestida con mantos negros.


Se dejó el balcón abierto

y el alba por el balcón

desembocó todo el cielo.


¡Ay yayayayay,

que vestida con mantos negros !



 Federico García Lorca



Comentarios

  1. Nunca es tarde para recomenzar, aunque de miedo. Me encantó Maty, un escrito que conmueve y nos hace pensar mucho. Te dejo un abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado Ana! Un abrazo para ti también 🤗

      Borrar
  2. Siempre es difícil comenzar de nuevo, el miedo siempre va a estar ahí, abandonar lo conocido duele, pero uno tiene que buscar su bienestar. Un texto muy emotivo. Besos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias querida amiga! Sí,.el bienestar es tan importante como respirar. Abrazo!

      Borrar
  3. Destruirlo todo para volver a construir, muchas veces es la más sana decisión, más si se logro aprender que en lo simple y lo sencillo se encuentra un nuevo amanecer. Muy hermoso y conmovedor, un abrazo Maty

    ResponderBorrar
  4. Se dice que todos los caminos llevan al mismo sitio, pero al menos hay que elegir el menos accidentado.

    ResponderBorrar
  5. Siempre es bueno comenzar de nuevo. Te mando un beso.

    ResponderBorrar
  6. Comenzar o recomenzar siempre es algo positivo, el camino es largo, como la vida y tiene muchos desvíos para llegar al lugar deseado. Texto que conmueve y emociona a partes iguales. Excelente texto, Maty. Es un placer leer tus escritos. Un fuerte abrazo y te deseo un feliz fin de semana!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Tus comentarios Mayte siempre me hacen sonreír, muchas muchas gracias. Feliz fin de semana para ti también. 🌹🌷🌹

      Borrar
  7. Que triste y bello a la vez, Maty; a veces llega ese momento de no mirar atrás y empezar una nueva vida, nueva oportunidad, dejar el peso del alma y caminar ligera. Hay situaciones tan duras en tanta gente!! que solo cabe la posibilidad de "escapar" y volver a re/conocerse. Una puerta se cierra y se abre otra, eso se dice, pienso que es verdad.

    Hermoso también el poema de Lorca.
    Un abrazo reconfortante.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Tal como dices se nos presenta este viaje querida Mila, esta vida.
      Qué gran gusto siempre que te veo, siempre que te leo.
      Gracias siempre! Un abrazo de esos que ahora en pandemia no hemos podido ni dar ni recibir, pero que virtualmente Uhhhh sí que se sienten!🤗🤗🤗

      Borrar
  8. Me ha gustado mucho esa metáfora de la vieja maleta con el denso equipaje carga en el alma. El polvo que seca la garganta, las sandalias ralas y a pesar de todo seguir, seguir adelante. Empezar de nuevo. Tiene tanta fuerza por su contundencia que llega a emocionar, Maty.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, y tu presencia! Te abrazo, Maria Pilar 🤗🌹

      Borrar
  9. Sin duda... querida maty la maleta de muchos se hace cada veces cada vez más pesada. No obstante, como bien lo decís pero en otras palabras celebres, el equipaje no pesa y el camino no cansa, cuando lo que se carga es amor y mientras tengamos vida siempre hay oportunidad de comenzar de nuevo aunque estemos maltrechos y sin importar cuanto lo estemos, si tenemos amor eso hacia nuestra valía más interesante... xoxoxo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Querida Sisi! Sabes el gusto que me da verte, verdad?
      Tu comentario es una preciosa narración/reflexión, el AMOR siempre es la clave de todo, pero de todo, y así siempre habrá un sentido.
      Te mando un gran abrazo! 🌹🤗

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫