SIGO MI CAMINO

 





El camino es de aquel que quiere andar, del modo que sea, pero estar allí. 





Sigo caminando, no me detengo. Sigo y sigo. Y en ese andar me alegro, me maravillo y agradezco que no se vaya de mí la capacidad de asombro, a pesar de los años cumplidos. Cada paso es una oportunidad, cada sonrisa otorgada o recibida es un regalo ÚNICO y maravilloso. 





Se siente que se acorta el camino y, si a sacar cuentas nos ponemos, esto es real. Pero si lo dejamos de lado un ratito, que al fin no hace daño, el panorama es infinito, el paisaje es grande, inmenso como una bóveda, como la bóveda celeste y LLENO de posibilidades. A veces, sí, se torna obscuro. A veces sale una pared que queremos traspasar, pero algo nos lo impide. Es normal, es parte del vivir. Es esa muralla que se interpone entre nuestras ganas y el consabido desgano que también es parte de todo esto. Somos humanos! 


Vivir, eso es. Siempre digo "hay quien olvida que está vivo". 


La oportunidad de seguir, de estar en el aquí y en el ahora pero sabiendo siempre que somos por lo que fuimos, es algo que no podemos... Bueno, de poder se puede, pero no debemos dejar pasar. "El pasado pisado" dicen por allí y que substituye a la tan conocida frase "lo pasado pasado". Siempre me niego a esta posibilidad. ¡Estamos aquí por todo lo vivido! No recrearnos en dolores, no regodearnos en tragedias. Pero es NUESTRA historia, nuestra vida. Construimos en base a ello, seguimos en base a lo aprendido (bueno o malo). Nos recreamos en cosas bellas que se subliman al paso de los años porque les conferimos su real y auténtico valor. Algo así como mirar una película. Si nos recreamos con la vida de personajes representados en pantallas o en letras y así vivimos muchas vidas a más de la propia, ¿Por qué no hacerlo con la propia, que bien lo vale? La gente suele decir que su vida es aburrida. ¡No! La vida de todos, la de cada uno, doy por sentado que tiene cosas maravillosas. Nos faltan esos lentes 3D para admirarlas y darles su justa dimensión. NO HAY VIDA QUE NO VALGA LA PENA! 


MAL por los que juzgan la vida de los demás. MAL los que se atreven a opinar (y las más de las veces nadie se los ha pedido) diciendo lo que "sí", lo que "no". Frente a uno o a sus espaldas. Como sea. (Sin hablar de sus motivos, porque no es el tema). Pero que pena por ellos. Y que pena si prestamos atención que nos distraiga del sendero que es tan único y tan nuestro. No necesitamos aprobación de ningún tipo para seguir o para no seguir. La decisión, es nuestra.


Seguir el camino es continuar ahondando en todo aquello que hasta este punto nos mantiene de pie. De pie el motivo, de pie el sueño, de pie sin importar si acaso una cama nos atrapa porque el cuerpo no responde. Sí, cuántos hay que encuentran la libertad enmedio de un impedimento físico. Lo importante es que este no sea mental ni moral. Sí, con altas y bajas, pero andando.

Veo en este momento lo que estoy mencionando como un "repaso antes del examen". Lo rico que aquí no hay calificaciones ni mediciones, más que las propias. Sigo caminando porque "aquello" lo pude superar, sigo soñando porque "eso otro" lo pude ornamentar a tal punto que de malo o no tan bueno, se pudo convertir en mi vida como algo extraordinario y/o fuera de lo común.


Un día aluciné al gran autor Joaquín Sabina. Que reconozca sus méritos y que me gusten muchas de sus canciones no significa que el día que lo escuché decir que para él, (ojo, para él) una vida que "no se salía de lo común y que no estaba llena de aventuras, no valía la pena. ¡Madre mía! "Pobre", dije para mis adentros. Todo lo contrario de una periodista y escritora que admiro mucho, Cristina Pacheco, que mencionó que cualquier vida, la que pudiera parecer más fuera del foco de un cineasta, VALÍA LA PENA. Y sí, no hay vida que no sea digna o que no merezca respeto.


No sabemos de las luchas de cada individuo, de lo que puede estar cargando aquel que nos encontramos por la calle. Tan cerca en nuestro andar, tan lejos de nuestra vida y pensamiento. ¡Pensar que no nos toma ni un segundo emitir desde el alma, desde lo profundo, un rayito de luz y una bendición! 


No sé de que tamaño es el camino que me queda por recorrer. Nadie lo sabe, por eso lo primordial es este instante. Mientras sigamos respirando, estará todo lleno de instantes y más instantes y eso, es una verdadera fortuna.


Un día los instantes se terminarán, la vida se detendrá y la respiración dejará de ser. Es ley de vida. Y seguirá la de otros, que también es ley de vida.

Pero caminar al ritmo de cada uno de los latidos, hace que ese saborcito a chocolate y ese aroma a delicioso café sean apreciados y valorados en su justa dimensión.


No deja de sorprender quien hable mal del otro, del otro vivo o que ya trascendió. Así es la condición humana. Es hora de "dejar pasar", dar la vuelta porque nada debe empañar ese caminar que ni siquiera requiere nuestras extremidades. 


HAY SUFICIENTE MENTE Y ALMA PARA ANDAR ANDANDO! 

 


Un pensamiento de amor para aquellos que no pueden. Sí, hay almas débiles. La consigna no es "ser feliz" porque sí, porque si no, no vales. Hay a quien la debilidad lo tuerce, o el haber luchado tanto. A veces la enfermedad deriva en un cansancio insoportable. 

Amor y comprensión para absolutamente TODOS. 











Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo Maty, cada uno tiene su camino, su vida, sus instantes y sus momentos, que son solo suyos. Un abrazo y feliz comienzo de semana con esta estupenda entrada. 👏😘

    ResponderBorrar
  2. Hola Maty, feliz inicio de semana. Gracias por brindarnos esta reflexión. Definitivamente la vida vale la pena de ser vivida, cada momento, cada suspiro, debemos tratar de disfrutarlo porque nuestro tiempo es limitado y mientras lo tenemos es un regalo. Como bien dices, habrá momentos duros, pero son parte de la experiencia y siempre aportan algo. Un abrazote.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así mismo es que pensamos Ana. Un abrazo, mi agradecimiento por tus palabras y tu presencia.

      Borrar
  3. Unodebe seguir su camino y sus sueños. Linda reflexion. Te mando un beso

    ResponderBorrar
  4. la vida hay que descubrirla, asomarse a ella, andar por sus vericuetos, aventurarse a encontrar todo aquello que está sembrado para cada uno, pues todo enseña, y nos deja conocimiento y si bien la hacemos nos va aligerando el equipaje para que cuando llegue el momento no importa como ni cuando, alcemos el vuelo sin mirar lo que se deja, muy linda reflexión, un abrazo grande

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo comentario Themis! Muchas gracias. Abrazo y beso gigantes para ti 🌹🌹🌹

      Borrar
  5. Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Te deseo lo mismo. Saludos 🙂

      Borrar
    2. La vida es un camino a recorrer y para cada vida hay un camino distinto. Cada camino tiene sus obstáculos pero también sus buenos momentos. Lo importante no es el final del camino, sino el camino en sí, es decir afrontarlo con buena actitud y disfrutarlo al máximo a pesar de las pruebas y obstáculos que surgirán y si tropiezas y caes te levantas y sigues hacia delante creciendo y disfrutando de los buenos momentos y buenas personas que recorrerán el camino contigo

      Borrar
    3. Es así querida Tiaré, es un viaje, es como ir en el tren. Pero un tren en el que no sabemos cuándo será la última parada. Por eso y por todo, por eso y con todo, vivirlo a plenitud es la mejor opción.

      Gracias por estar aquí, un abrazo muy cariñoso 💫🌹💫🌹💫🌹💫

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫