SI LOS PERROS GOBERNARAN EL MUNDO


 ¿Qué se necesita para gobernar un pueblo? ¿Qué rayos? ❗❗❗


Muchos conocimientos, sí. Claro, nadie lo duda. Estudios, pero no solamente el "papelito" que lo certifique: ir cargando los conocimientos adquiridos con uno mismo en el CEREBRO, en el pecho y en la espalda. En todo el ser! 

¿Qué más?

Mucho mundo. Saber de aquí y de allá, sin contar con que la historia de su propio país debe dominarla, al derecho y al revés. No solamente haber aprendido como "carretilla" los renglones para pasar los exámenes. No, no y no. Asimilarlos, hacerlos suyos, ir siempre en busca de la verdad. Por supuesto, los historiadores no necesariamente cuentan LA VERDAD, sino SU verdad. O su manera, hábil e impúdica de trastocarla a sus intereses y conveniencia. "Quedar bien" con quien se requiera, manipular los cerebros de jóvenes o de quien sea que acuda a unas páginas bien redactadas y encuadernadas para saber, con el ansia de saber, de estar informado. No conformarse con una versión. Como bien dijo en una oportunidad un inspector de la Universidad cuando acudió a una gestión a la Preparatoria donde yo estudiaba, " "BUSQUEN SIEMPRE LA VERDAD".

Bueno, la lista podría ser interminable. El ingrediente más difícil de encontrar se llama HONESTIDAD. La palabra CORRUPCIÓN es el pan nuestro de cada día. Con ella se desayuna, se come y se cena. Y esto rasga,  mutila, carcome el alma aparte de todos los terribles estragos que ocasiona. Los robos inmisericordes dejan a los pueblos sumidos en un mar de necesidades y carencias. Cuesta, cuesta la misma vida. Enfermedades curables sin remedio porque cuando los recursos desaparecen, ¿De dónde sacar para lo más elemental? 

A los PERROS se les subestima, se les minimiza. "Es sólo un perro"... Terrible frase, asquerosa y repugnante frase. SI LOS SERES HUMANOS TUVIÉSEMOS LAS CUALIDADES QUE TIENEN LOS HERMANOS PERROS, OTRO SERÍA EL MUNDO! Y CUANTO MÁS LOS POLÍTICOS, DE CUYO QUEHACER Y COMPONENDAS DEPENDEN LOS DESTINOS DE TANTAS VIDAS HUMANAS! Pero estas NO interesan. ¡Qué va! No les importan ni un pepino. Sólo desean aumentar sus arcas, ven por su enriquecimiento personal A COSTA DE ROBAR AL PUEBLO.


Si un político aprendiera de un perro

La LEALTAD

El AGRADECIMIENTO

UN ALMA NOBLE HASTA DECIR BASTA! 

Otra sería la vida. El pobre perro vive a expensas de lo que el ser "humano" quiera hacer con él. Se siente superior, el hecho de que de él dependa la VIDA de un ser, los hace arrogantes, soberbios y repugnantes. Y así con el pueblo: "EL PODER LOS HACE SENTIR SUPERIORES". Tienen trastocados los conceptos,  no conocen de principios. 

Y esto hablando de gobernantes, pero sucede en todas las esferas y en todos los quehaceres. Grandes o pequeños empresarios, jefes de una oficina cualquiera, ¡No digamos dueños o directores de empresas! Bueno, sucede en el mercado de la esquina de la casa. El del puesto mayor, es "el rey". Tratan hipócritamente "bien" a aquellos de quienes pueden sacar provecho. Su "amabilidad" es una total farsa, en sus ojos solamente podría verse el signo de pesos o de dólares. 

En los ojos de un perro solamente puede verse BONDAD. AMOR! LEALTAD. Agradecen por su plato de comida, son guardianes fieles y gentiles, VIVEN EL MOMENTO PRESENTE como si supieran que es lo único con lo que contamos. Son grandes MAESTROS DE VIDA, de entrega. Como ni siquiera pueden gobernar su propia vida, mansamente se adaptan a esta condición siendo los seres más nobles con quien tiene la batuta de sus vidas. Es natural para ellos ser así, actuar así. 

No conocen el mal, no conocen los celos y no conocen el descontento. 

Se vale soñar! 
La cuestión es que si estos seres que son realmente fantásticos gobernaran el mundo, sería una maravilla. Un mundo de paz y mucha más alegría. Como un recreo especial en el Día del Niño, pero todos los días de la vida. Habría amor a raudales. El humano bien entrenado, podría comenzar a comprender, y más que nada a aprender a base de vivirlo a diario, que la paz y la buena voluntad son la manera de vivir. La única, no solamente la mejor. La única opción. ¡Por supuesto que no habría guerras! Ni malas voluntades, ni brujerías ni hechizos que trabajasen en contra de alguien. Los humanos maltratan, el perro no. Sí sí, es un pensamiento terriblemente infantil. ¡Pero tengo derecho a soñar! Es mi escape, mi solución y mi consuelo, mi túnel que conduce a la felicidad. ¡Por qué no voy a soñar, quién me lo va a impedir! ¿Acaso no cuando somos pequeños no nos hacemos uno  y mil más castillos, vivimos de sueños y ensueños y ese mundo de fantasía nos lleva a sentir auténticas maravillas? 

¡Pues es que esto, esto de que un perro pudiera gobernar el mundo, sería algo tan extraordinario! Sería un relax pensar que irremediablemente habría bondad, generosidad y acciones motivadas por el corazón. Las estrategias de estado saldrían mejor, porque con el corazón se entenderían mucho mejor las necesidades humanas y la empatía con los problemas políticos de los otros gobernantes harían todo muchísimo más fácil de solucionar. Se sabría siempre ante un conflicto que la BUENA VOLUNTAD daría como resultado ejecutar las mejores acciones en favor de todos. 

¡No habría racismo! Habremos visto alguna vez que un perro desdeñe a otro por su color, su aspecto físico o por alguna discapacidad? ¡Jamás! 

Habría algo de desorden, sin duda, por la indulgencia de estos seres fantásticos. 

Y... No había pensado en algo. ¿Acaso nosotros seríamos sus mascotas?

Ah! El olfato: ayudaría, sin duda. Más ecológico todo, lo que apesta saldría pronto y tendríamos todo mucho más limpio. 

Son demasiados los puntos. Y todo viene a caer  en que como humanidad nos hemos perdido, nos hemos extraviado y desviado los pasos hacia lo inimaginable. Hemos dejado de lado la parte más esencial, lo que no debe conformar como humanos: los sentimientos, "lo de adentro", estar bien con uno mismo, satisfecho con lo realizado y por realizar, concentrarnos en el SER y no en el TENER. 


SI LOS PERROS GOBERNARAN EL MUNDO, ESTE SERÍA UN LUGAR MARAVILLOSO Y GENIAL!




Debidamente entrenado, el hombre puede ser el mejor amigo del perro

Comentarios

  1. No solo sería un lugar maravilloso y genial, sino que la carrera de veterinaria se revalorizaría.

    ResponderBorrar
  2. Sin duda, si el mundo fuera gobernador por perros sería un mundo bello. No has podido expresarlo mejor, Maty. Excelente tu gran reflexión. Cuantos seres humanos deberían aprender de los perros. Un fuerte abrazo!!

    ResponderBorrar
  3. Maty, que bien lo has explicado, si los perros gobernaran, nos enseñarian,
    lo que es la lealtad, el amor puro y la valentía de la vida. Fantástica reflexión. Un abrazo😘

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Querida Mar, tanto que aprender de ellos! Abrazo y beso! 😍🤗

      Borrar
  4. Adoro a estos chicos de cuatro patas.

    ResponderBorrar
  5. Amo a los perros y mucho, reconozco todo lo que dices de ellos, ahora también reconozco que hay una parte de ellos que es feroz, y que cuando detentan el poder o se mueven en jaurías se transforman en otros seres, en alguna forma muy parecidas a las pandillas. Disculpa si rompo el romanticismo de esta idea, sin embargo hay que tener en cuenta también la otra parte y no se si el mundo sería diferente. Un abrazo grande Maty, más allá me gusta mucho lo que dices de ellos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Themis! No, no rompes el romanticismo. Solamente dices otra parte de la realidad. Existen los que son salvajes, sí. Todo en la vida tiene un lado opuesto y lo que mencionas es ese lado, crecen como fieras porque así deben defenderse de un mundo hostil en el que les tocó vivir.
      Gracias siempre Themis, te mando un abrazo.

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

Me presento, mucho gusto!

TICUL DE MIS AMORES!

MI VIEJITA AL CIELO💫