LA CAMA NEURÓTICA

 Tiembla


              Tiembla


                        Tiembla





Y así no deja de temblar, muy de madrugada. Y me hace pensar que la que tiembla soy yo. ¿Soy yo? No, es ella. Un parpadeo mío y vuelve a sacudirse. (Mi camita).


No, no está temblando. Es la cama, es simplemente la cama. ¿Alguna vez pensamos que los objetos inanimados, realmente lo son?


¿O bien es un agente extraño que la viene a inquietar? O ... Acaso mis inquietudes (que sí las tengo) pudieran ser las que la impulsarán a tomar acciones nada propias de su estirpe?


Volteo al otro lado, se queda quieta y pienso que puede calmarse ya, antes de sembrarme más inquietud. Ahora no tembló, ahora no se movió. Pienso en cerrar los ojos y tratar de no pensar en nada pero no, la tregua ha sido pequeñita. Vuelve a temblar. ¿Qué hay dentro de mí?


Me gustan, me atraen los fenómenos "extraños". Pero en esta ocasión me parece un poquito fuera de lugar. Como que mi ánimo no está para estas cosas ahora. Como que quisiera todo "normalito". ¡Que dije que no quiero pensar en nada, solamente descansar, mi cabeza es un torbellino y por una vez que la convenzo de quedarse calmada, de desasirse de todo lo exterior, la cama tiembla! (Estoy inquieta, acaso?)


Cuáles son las ganas de entorpecer un descanso. Cuál es el afán de entrometerse en una madrugada que pudiera ser tranquila, "normal"... O lo que los demás consideran así. Como que nada pasa, nada extraordinario sucede y en unas horas amanecerá de nuevo y la rutina, y la vida, y ningún sobresalto... NO ESTA VEZ POR FAVOR, NO AHORA. 


La cama sigue temblando. Me voy resignando a tener una noche como las que acostumbro: intrépida, vagabunda, irreverente. Sin más novedad que los impulsos que me hacen actuar de maneras locuaces. 


Pierdo la esperanza de pasar una noche como los demás dicen: "normal". De llevar una vida "normal". De ser "normal". Pero, ¿Qué es lo "normal?" ¿Por qué todo esto? 







Septiembre no es solamente el mes patrio para los mexicanos. Es un mes que nos marcó desde hace 37 años y para toda vida.

Temblor:  19 Septiembre 1985. 

Inolvidable. Doloroso. Ciudad destruída, los edificios parecían bombardeados.


Se hace un simulacro el 19 de Septiembre de 2017. Increíble y brutalmente, unas horas después de eso, VUELVE A TEMBLAR. ¡La misma fecha! Muerte y destrucción de nuevo.


Ahora hay memes y todo tipo de chistes al respecto. Sobre todo, hay una memoria que no permite que está fecha pase desapercibida. 




Por todos los que allí trascendieron, tan difícil de comprender para la memoria humana por lo devastador del suceso.




Por los que lloran lo pasado.


Por los que tienen tanto y tanto temor (nada gratuito).


Por todos. Por ti, por mí.



Impresionante que se vuelva a repetir el evento HOY, otro 19 de septiembre. 



Comentarios

  1. A menudo la naturaleza nos habla, pero no escuchamos. Da igual que lo haga enfadada.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Estamos un poco sordos, o somos apáticos, o inconscientes, o qué sé yo! Pero sí que la tierra está protestando.

      Borrar
  2. Las inquietudes nocturnas están, normalmente, justificadas. En este caso por un hecho de causa de fuerza mayor ocasionado por la naturaleza causando daños irreparables. En otras ocasiones, es la fuerza de nuestros pensamientos y sensibilidad, la que no nos deja conciliar el sueño.
    Un fuerte abrazo, Maty

    ResponderBorrar
  3. Más que justificado ese temblor, la naturaleza a veces nos deja temores en fechas que quedan marcadas en la piel. En este caso Maty, mi cama también hubiese temblado. Un abrazo 😘

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y sí... Y sí. Ya sabes el resto Mar, increíble. Gracias por tu ayuda querida amiga. Abrazo y beso 😍

      Borrar
  4. Hola Maty, muy certero tu relato. Yo pensaba hoy lo mismo que, ¡cómo era posible que temblara tan fuerte exactamente el mismo día que otro hace algunos años donde tantos trascendieron? Y bueno, mientras a uno no le afecta tanto, pues pasa (yo vivo en Querétaro), pero al rato, los inquilinos de mi casa en Manzanillo, Colima me mandan fotos de los daños causados (que aunque no de importancia pero siempre afectan $$$$) y me puse de un humor que para qué te cuento. Luego pensé en tanta gente que de verdad la pasa mal con estas cosas, que se les cae su casita, que les cae algo encima y se van de este mundo, gente que del puro susto se enferman y bueno. Quizás estas cosas se repiten en estas fechas por algo, no debemos de olvidar, ni dejar de reflexionar en lo afortunados que somos. Coincido contigo, ¿qué es eso de ser normal? Creo que en México pasamos de la normalidad. Te mando un fuerte abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Qué cosa Ana, qué cosa! No salgo de mi asombro. Cuando escribí esto, NO había ocurrido lo de hoy. No puedo asimilar, de verdad que me cuesta mucho. ¡Si ya me costaba! Y vuelve a temblar HOY, tercer 19 de septiembre. Las letras en rojo las añadí cuando sucedió.
      Lamento lo de tu casa Ana, pero tienes razón: somos afortunados. Duelen mucho los infortunios de los otros! Aquí en la ciudad ya desalojaron edificios. ¿Qué va a ser de esas personas? Y salen más y más daños.
      Pero sí Ana, nos ha ido muy bien. Abracémonos entonces Ana que mira que seguimos aquí. 💐💐💐

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

BESOS PECAMINOSOS