HERENCIA Y VORACIDAD

 

Sí, malvada herencia. Cuando hablamos de cosas materiales, lo es por todo lo que implica. 





Saca del ser humano lo más vil y asqueroso. Y eso que lo estoy llamando "humano". Es ese ser que en todo su trayecto por este mundo, por este plano, no pudo aprender, o ¿no quiso? lo que me s verdaderamente importante.


La gente va avorazada detrás de "bienes" que al otro mundo no se llevarán. De esas cosas que "brillan", pero que son pasajeras. Que nada dejan, que nada aportan al enriquecimiento pero del INTERIOR. SON ESCLAVOS DE SUS PROPIAS ATROCIDADES! 


No se conforman con cubrir necesidades básicas y hasta un poquito más, lo quieren todo. Destrozan, lastiman, hasta llegan a matar. Pisotean todo lo que está a su paso con tal de lograr el objetivo: conseguir riqueza. Riqueza que, además, fue trabajada por otros, fue lograda en base a esfuerzos (cuando es que no fue "heredada" también. )


Lo material en innumerables ocasiones da lugar hasta a crímenes. Si no se mata en el verdadero sentido de la palabra, ocurre al destruir sentimientos, familias, relaciones, vidas enteras. ¡Cuánta gente deja pasar un tiempo que nunca volverá en aras de la ambición! Ambición de cosas materiales, ambición de riqueza que a la postre es la más patética de las pobrezas.


¿Cuándo el ser humano entenderá su valor? O, ¿Qué valor se da a sí mismo? Me parece una auténtica pesadilla invertir energía y vida, que es tan breve, en algo que de aquí, no se llevará. La gente que deja que sea el dinero quien la gobierne. El dinero y el odio, las venganzas, el querer siempre más.


Sara Canvas vivió su vida. La vivió como ella quiso. Quizá hubiese deseado algo diferente, pero siempre actuó de acuerdo a los límites y/o situaciones que la vida le presentaba. Sufrió, sí. Pero gozó también, como nos pasa a todos o a casi todos: hay bueno y hay malo, hay blanco y hay negro. 


Ella bailaba,  era su pasión. Deseaba sobresalir, además de dejarse llevar por la sensibilidad que le hacía marcar cada movimiento y giro de su cuerpo.

A veces solitaria, a veces acompañada. Ávida de ser conocida, de ser comprendida y de trascender, que es en mucho, la idea de todos y cada uno de los seres humanos. Tratar de proyectar, buscar la forma. Audiciones, muchísimas. Actuaciones, todas la que pudo.


Su vida personal dio giros tremendos el tiempo que duró. En la búsqueda del amor, le sucedió de todo pero, al final, encontró el amor. Ese que ella misma llamó "infinito". 


Con el tiempo, su economía le permitió vivir cómodamente en un lugar paradisíaco.


Sara un día, enfermó. Tenía una familia a la que amaba, a la que procuraba. Era importante para ella, a esa familia la consideraba parte de su ser, sus raíces.


No es ni será la única vez en esta vida en que se presenten situaciones como la de Sara: cuando enfermó, toda esa familia la ignoró. Peor aún: ella recibió algunas llamadas en las que le sugerían "la manera en que debía asentar su testamento". Esto le provocó una tristeza tal, que procuró evitar conversaciones que solamente contribuían a que no pudiese tener siquiera paz durante su enfermedad, que era muy difícil de curar. Al hacer esto, el abandono fue total.


Creo que el final de esta historia no es difícil de adivinar: ocurre su deceso, y la familia se acerca y hostiga a quien fue su compañero, quien la cuidó y procuró hasta el final. No obstante ella deja las cosas muy claras ante notario público, sin importar los olvidos y las ausencias, dejó a cada quien lo "suyo."


Tristemente y a pesar de ello, como auténticas aves de rapiña están que se muerden y arañan por obtener aún más, nada conformes con lo que fue la última voluntad de Sara.


Sé bien que esta historia se ha dado en todos los tiempos y por desgracia, seguirá sucediendo. "Poderoso caballero es Don Dinero". Cambia a la gente, desata sus pasiones más viles y rastreras. Matarían por posesiones, olvidando que al momento de partir nada, absolutamente nada material, se llevarán consigo. 


¡Qué pena me dan, qué pena! 


Gente que nunca trabajó, mataría por un dinero que fue producto de una vida entera de percances y logros. 


 









Comentarios

  1. Hola Maty, desgraciadamente existen este tipo de personas mal llamadas "humanas" porque creo que hay más solidaridad y amor entre los animales que en ellos. Los pleitos familiares por herencias son cosas detestables. Nunca he entendido eso, que se olviden cosas importantes por unos pesos. Excelente reflexión, saludos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Tan cierto es eso que dices de los animales, Ana! El hombre, es el lobo del hombre. Sí, llegan a pasar verdaderas monstruosidades que sólo nos asquean.
      Gracias y a vez más, un abrazo!

      Borrar
  2. Que triste y a la vez cierta está reflexión. Por dinero, hay gente capaz de todo, sin pensar, que nos vamos sin nada. Un fuerte abrazo amiga😘

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es así amiga, es así. Y en verdad que no nos llevamos nada! Otro abrazo para ti! 💐☺️💐

      Borrar
  3. Ay, querida Maty, lo primero disculparme por no haber leído estas semanas, voy poco a poco leyendo vuestros artículos, el trabajo me desborda y apenas tengo tiempo para nada. Dicho esto, y respecto a tu artículo, cuánta razón tienes y qué triste que haya mucha gente que piense en lo material en lugar de ser humanos. Triste historia nos cuentas pero que refleja perfectamente la filosofía de tu texto. Enhorabuena compañera. Un fuerte abrazo y sigo leyendo.⚘😘

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No te preocupes Mayte! Creo que todos podemos comprender lo que a veces nos limita el tiempo. Y en ese caso, me disculpo también por lo que me he tardado en responder ahora.
      Sí, es triste esto, sucede y sucederá, y el caso que escribo es real .
      Hey Mayte! Me reí de mí: te dejé doble comentario en tu última poesía 😅. O sea, lo leí dos veces y las dos, como si fuese la primera.
      Bueno, sigo respondiendo. 💐💐💐☺️. Abrazos.

      Borrar
  4. Maty querida, corazón de latir sincero, sensible y puro, acaricias mi alma en medio de esta trifulca desgastante y ruin que enjuta los sentidos. Quererte quiero, enmedio de las tinieblas enciendes una luz que ilumina la senda. Por que hay un Dios existe gente como tú, no me queda duda, arrancaste una lágrima de mis ojos cansados, y te llevaste mi corazón.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ay Nils, qué bellas bellas tus palabras. Un inmenso abrazo, amigo!

      Borrar
  5. La avaricia solo es derrotada cuando está mal de salud, porque esto último no tienen precio.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¿Será Cabrónidas, que sí sea derrotada? Es cierto, la salud no se compra ni se vende. Pero no creo en lo particular que la avaricia se acabe en algunas personas ( es que estoy recordando algunos casos).

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

BESOS PECAMINOSOS