EL VARÓN DOMADO

 




En ocasiones la vida, que está en constante evolución, nos presenta cosas y casos que nos hacen dudar que el tiempo haya hecho su obra. Que haya transcurrido siquiera, que haya hechos cambios con el recuerdo de que "la vida es movimiento"(como decían los griegos).  Porque parpadeamos, y de pronto el túnel del tiempo pareciera permanecer estático, o en huelga o "sin servicio por reparación ". ¡Y es que las cosas se repiten! Es impresionante ver cómo y con cuánta precisión, nos vuelven a pasar ante los ojos cosas, casos y situaciones pareciera, pese a tanto avance en cuestiones de tecnología y ciencia, en esta era de digitalización, que ¡La vida sigue igual! 


Recordemos a Esther Vilar y ese libro que causó un gran revuelo. ¡Ah! Cuando a las feministas les entró por ser activistas en su movimiento de reivindicación de la mujer en todos los ámbitos de la vida, al grado de que -en mucho- parecieran haberse marcado "autogoles", pues de lo que querían librarse significó simplemente tener un doble trabajo, porque dividir las tareas de la vida en común con el hombre, solamente redundó en tener doble y triple carga de trabajo.


Sin embargo, hace algunos años que una escritora puso a todo mundo de cabeza e incluso fue censurada por haberse atrevido a asegurar que, el hombre, había sido, o era, un ser "domesticado". ¡El varón, el macho, DOMADO por el sexo débil! ¿Es esto posible?

¡Esther aseguraba que la mujer explotaba (y explota) al hombre. Y en tiempo presente porque, habiendo sido publicado en los años setenta, ha tenido reediciones y en realidad son muy pocos los cambios que se le han realizado. 



Esther (que en la actualidad cuenta con 86 años) afirmó que la mujer es toda una "experta" en el arte de manejar, manipular y sacar ventaja de los "inocentes hombres". ¿Y cómo es que esto llega a ser posible? Porque, dice Esther, la mujer maneja al hombre con una especie de estímulos condicionados. Duro, verdad? ¿En dónde queda la inteligencia y la dignidad del varón? Porque enmedio de artes ocultas se trata de algo así como "mandar ellas, haciéndoles creer que mandan ellos". Y todo, porque tras una serie de apariencias de todo lo contrario, la mujer tiene al hombre comiendo de su mano sin siquiera él darse cuenta, dándole como premio a todo lo que pareciera ser machismo y dominio sobre la mujer (resulta todo lo contrario) que ella le proporciona finalmente el premio tan deseado y esperado: sencillamente, la vagina

Esther llegó a defender al hombre de las feministas, que dicho sea de paso, eran extremistas y acérrimas defensoras de sus ideas, se convirtieron en férreas activistas, para que llegase esta mujer a contradecir todos los argumentos de aquellas que a la fecha, siguen defendiendo sus ideas. Y sí, enemigas de Esther Vilar las feministas con otros argumentos (las mujeres oprimidas), no puede negarse esta cuestión tan real de vulnerabilidad del hombre o varón, porque lo domina el ansia de la carne. Y en verdad que es una pena y que es algo que lo deja muy, pero muy mal parado. Sale la cuestión "animal". Algo natural, normal mientras no rebase, como sí sucede, los límites. Porque en los años 70's como en los tiempos que corren, es verdad -en mucho- que el sexo domina al mundo. Pero pensar que el varón caiga en su propia trampa y de ser el que "cree" que manda en casa, es todo lo contrario, porque la mujer tiene uno y mil ardides para conseguir lo que quiere, siempre con esa parte del cuerpo mágica con poderes inusitados: la vagina. 


Este sin duda es un tema que da para mucho y que tiene muchas aristas. Por ejemplo: 

-En la actualidad, la diversidad de géneros daría lugar a un replanteamiento de los roles "hombre" -. "mujer". 


-A más de eso, sí que existe la violencia familiar en donde entra el innegable "machismo", no puede negarse la opresión que llegan a sufrir millones de mujeres. Y cabe aclarar, desde luego, que también existe violencia física a la inversa, es decir, por parte de la mujer. 


Como  en todo en la vida, las cosas deben guardar un justo equilibrio y no llegar a los extremos, al jugar a ser radicales. O bueno, hay quien sin querer ser radical por el simple hecho de serlo, simplemente se mantiene firme en un  solo orden de ideas sin tener en cuenta que hay de todo en esta vida. 


¿En qué lugar quedaría Sor Juana Inés de la Cruz, con su

"Hombres necios que acusáis a la mujer sin razón..."


(Me encantaría traerla del otro plano para que diese su veredicto.)


Y como, al cabo, todo esto es tan relativo... Los radicales son también relativos, sólo que no lo saben, me gustaría poner la frase de Indira Gandhi:


“Para liberarse, la mujer debe sentirse libre, no para rivalizar con los hombres, sino libres en sus capacidades y personalidad”.



Y... Olvidemos por un rato los poderes de la vagina, lo asqueroso del machismo y todas las diferencias de géneros que darían lugar a una disertación algo alejada o dispar de las primeras y revolucionarias concepciones de Esther Vilar.  O... ¿Tú crees que el hombre es EL VARÓN DOMADO? 




Comentarios

  1. No me gusta el verbo domar, porque significa reprimir, sujetar, aplacar. En definitiva, moldear para el propio provecho la naturaleza, sea la que sea, de un ser vivo. Prefiero verbos como entender y aceptar. Y si no son posibles, continuar mi camino en solitario. Nunca domar.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Comprendo perfectamente tus razones, de hecho la autora Esther Vilar utiliza más que nada la ironía en sus apreciaciones, es algo así como plantear su concepción de esa realidad, según ella, utilizando algo de humor.

      Borrar
  2. Es un tema que daría para mucho debate, considero que ningún extremo es bueno, ni nadie debería domar a nadie, ahora que existe el poder de la vagina y lo asqueroso del machismo por supuesto que creo que si. Un abrazo Maty.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ah sí Mar, qué desastre! Lo justo y maravilloso que viene a ser el equilibrio. Un abrazo amiga querida.

      Borrar
  3. Muy buena reflexión. Lo mencionas en tu entrada y creo que la clave es el equilibrio. Añadiría respeto por ambas partes. Otro punto: no puede ser justificante de conductas la urgencia "animal" de nadie (ni hombres ni mujeres) . Creo que somos personas modernas, con la capacidad de frenar impulsos, ya no somos changos que se trepaban en las ramas jalando de los cabellos a alguien para violarlo. Lo de la manipulación me parece que se da en ambos lados, no es exclusiva de las mujeres. Respecto a la cuestión feminista creo que hay que agradecer bastante la labor que han ido haciendo pues sin ellas muchas de las cosas que hoy, como mujeres disfrutamos, no serían posibles. Y en esos tiempos ya lejanos, oponerse al sistema requería de métodos drásticos. Yo no justifico desmanes pero el por qué hay la necesidad de manifestarse creo que se debe analizar. Como siempre tus reflexiones dan para mucho Maty, gracias por ellas.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Y vaya que sí es un tema que da para mucho, Ana. Primero que nada, gracias por tu presencia y comentario. Lo que sucede es que la autora de este libro publicado en los 70's desató una fuerte polémica con algo que es complicado y que sigue teniendo actualidad, aún con las variantes que los años han añadido. Sí, el feminismo ha logrado mucho, por eso las feministas se querían comer viva a Esther Vilar. Y sí, nada como el equilibrio.
      Gracias siempre Ana, un abrazo.

      Borrar
  4. Recuerdo a Esther Vilar en el programa de Iñigo en TVE allá por los 70. Creo que mucho gente no la supo interpretar, ella siendo feminista no defendía al varón si no que desde cierta ironía señalaba las lacras del varón y de las armas que usaban las mujeres para poder sobreponerse al machismo.
    Tenía mucho sentido del humor y hoy en día hubiera sido terminantemente cancelada por la Nueva Inquisición.
    Saludos

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Hola doctor, qué gusto verte por aquí!
      Has dado justamente en el clavo, así de simple. Se trata todo este rollo de lo que pretendió Esther Vilar.
      Muchas gracias!

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

BESOS PECAMINOSOS