EL EFECTO DEL TIEMPO

Sabia virtud de conocer el tiempo...


¡El tiempo es limitado! 







En conocer el valor del tiempo residen tantas y tantas cosas! La vida misma, la vida plena, la vida sin cortapisas, la vida total, totalmente la vida. 



Finitud

Infinitud


Términos hay muchos. El sentido que se les da es lo realmente primordial.


No puede haber nada más patético e infortunado, nada más cruel y doloroso que estar en una etapa de la vida desde la cual ya nada se puede hacer. Que todo se haya quedado atrás, pero sin tener plena y absoluta conciencia de ello. La tan trillada importancia del AQUÍ Y EL AHORA. Curiosamente me voy encontrando frases trilladas, gastadas, demasiado usadas y abusadas que, sin embargo, son las más certeras. Y si no las más, pues están absolutamente cargadas de verdad. 


Atrás queda todo. Ya quedaron atrás las palabras con las que empecé esta entrada, pero ahí están. 


Conocemos varios poemas de famosos y connotados autores que comparten su reflexión, que se ven al final de la existencia cuando en realidad ya se les acaba el tiempo, y dejaron pasar la vida sin siquiera darse cuenta. José Saramago, Gabriel García Márquez, por ejemplo. Pero ellos son quienes lo han podido plasmar en un papel y dejar allí para la posteridad, posteridad  que bien puede ser un buen obsequio cuando a  ellos llegamos y podemos, y estamos a tiempo, de reflexionar al respecto.


Y Lennon lo decía: procedemos en la vida como si nuestros días fueran eternos.


"Me olvidé de vivir", dice una canción. 


Y cuidado, que el tiempo sí que NO se recicla. 


Vivir es una maravilla, es algo esplendoroso. En este esplendor están los días de lluvia, los días sin tregua que parecen no terminar y que nos hacen desear no haber nacido, que nos hacen desear que el final llegue pronto, que la muerte llegue pronto. Los días cargados de obscuridad, la tristeza y la desolación. Son "parte de...". Si logramos sobreponernos, vemos una nueva luz y respiramos un aire nuevo cargado de VIDA. Renacimiento. 


O sea: la vida es blanco y negro, tristeza y alegría. No es perfecta, para algunos es totalmente imperfecta. En algunos casos es todo tan doloroso que no nos podemos explicar que se pueda salir adelante, que se pueda soportar. Sin embargo, muchos de esos seres dan verdaderos ejemplos de temple, de serenidad, aunque sus rostros demuestren que el dolor ha sido un factor dominante para ellos. Y otros, desafortunadamente, no lo logran. Pero es otra realidad, dura y dolorosa, pero está allí.


Es que no se puede decir que la vida es maravillosa sin tener en cuenta todas las aristas, que no todo es color de rosa. No se puede dejar de pensar en aquellos a los que todo les resulta más difícil. 



    REMEMBRANZAS.


Desde que comencé mi vida con uso de razón de ello, solía reflexionar. Antes de saber que existían un José Saramago y un Gabriel García Márquez que un día pensarían y expondrían que ya les era tarde para todo lo que pudieron haber hecho, antes de conocer la existencia de un Renato Leduc con su poema después convertido en canción, "Tiempo", ya pasaba largas horas meditando. Muy pequeña, sí, muy chiquita. En realidad, esto ha sido una gran fortuna y podría decir que una de mis mayores riquezas, si no es que la mayor. 


Pensaba con cierta inocencia, qué sucedería en el caso de convertirme en una viejecita y haber estado dormida durante toda, o bien la mayor parte, de la existencia. Me daba verdadero terror, se me aceleraba el pulso de pensar que podría no darme cuenta del transcurrir de mis días.


¡Y es que hay gente que ha despertado de un estado de coma veinte o treinta años después! Pero esto es otra cuestión, escapa a la voluntad de quien lo ha sufrido. Lo otro, no. Lo otro sí que se puede, claro que sí.


Pensando y meditando en todo esto pasé momentos que determinaron mi rumbo hasta este día. Cada día vivido, cada día sentido. Ahora, mucho son recuerdos. Pero es la VIDA que está conmigo, arrullándome y acompañándome a cada paso, a cada nuevo avance, diciéndome que todo ha valido la pena. Que la viví y la sigo viviendo pedacito a pedacito y suspiro a suspiro. En este momento presente, mis ayeres y mis ausencias llenan mi hoy. Es por eso que también un ingrediente mágico es la melancolía, la nostalgia por tener la bendición y la suerte de haber vivido esta vida hasta este momento en que los años siguen diciéndome que sigo aquí, que por algo es que sigo siendo yo y alimentada por todo lo que conforma mi existencia. Quien no tenga recuerdos, no ha vivido. Bendita pues aquella lágrima que se resbala en algún momento por el recuerdo del inmenso amor de mi madre, por ejemplo; porque la tuve hasta su último suspiro. Y con este amoroso equipaje, es también una fortuna respirar hondo y caminar en este presente, en este aquí, con tantos regalos y con la conciencia de continuar este tejido, esta amalgama de vivencias en las que priva, como algo de lo más sagrado EL AMOR que he dado y que he recibido y que es lo único que me he de llevar el día que Dios así lo quiera.


Valoro tanto las presencias como  las ausencias. Las irremediables y las voluntarias, ¡Nada se puede hacer, queda sólo asumir! porque   yo decidí ESTAR  mientras permanezca aquí, en este plano,  aprendiendo a perdonar y a perdonarme.  Me alimento de cada segundo, del amor de todos los instantes presentes y pasados porque, como las líneas de esta entrada que ya han quedado arriba, viven en mí y me hacen ser lo que soy ahora: simplemente, una mujer que vive a plenitud




"A tiempo amar..."


Renato Leduc


🎄🎄🎄


Comentarios

  1. Y cuánta paz nos da vivir con plenitud, aprendiendo cada día, amando hoy más que ayer. Estar vivo con todo lo que conlleva la vida es aprender cada día. Un abrazo 😘

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Mucha Mar, mucha paz. Y amar cada vez más, que esto no tiene límite. Un abrazo también para ti ☺️🥰

      Borrar
  2. Hola! Al final de nuestros días solamente nos queda los recuerdos. Y muy cierto que vivimos como si el tiempo fuera eterno, y nos olvidamos muchas veces de decir "te quiero" o "te amo" o de demostrarlo aunque lo sintamos. ¡Gran error! Bonita reflexión.
    Un abrazo gigante!

    ResponderBorrar
  3. Ay, Maty, mientras leía te vislumbré escribiendo esto de corrido y con una seguridad aplastante. Y sabes, parece como si me hubieras leído el pensamiento en algunas cosas que pienso igual. El tiempo es etéreo y se nos escapa como el agua, no debemos, permanecer "dormidos" mientras la vida transcurre a nuestro alrededor con todos sus matices, hay que saborear el instante, este que saboreo mientras te escribo y que ya desaparece. Pasado presente y futuro se dan la mano. Que bien, ser consciente de haber vivido aunque sea una parte de lo que ya dejamos, pues eso son tesoros que nos permiten evolucionar y apreciar lo que venga, sin pensar en qué será. Dejar que la vida fluya y nosotros con ella.

    Me ha gustado mucho tu reflexión, podría estar escribiendo sobre esto una barbaridad, es uno de mis temas favoritos, jajaja, bueno, de un tiempo a esta parte menos, pues hago eso que dices; vivir, dar gracias, y si es necesario el perdón. Muy buena idea la de nombrar a estos fantásticos autores que nos dejaron un hermoso legado. Y bien por ti, amiga, que reconoces tus recuerdos bien vividos.

    Gracias por este momento.
    Un abrazo, y que las fiestas navideñas las vivas como más te plazca, y el 2023 te traiga tiempo de amor.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Querida Mila, gracias a ti también por este momento en que nos identificamos tan plenamente en este tema (como en muchos otros). Qué simpático eso de que me vislumbraras escribiendo esto así, sin parar. Yo creo que por ahí, me viste ☺️.
      Qué bueno que estás viviendo así, de verdad que lo celebro contigo a la par que estas fiestas de fin de año. Te abrazo muy fuerte y que tengas tú también todo ese amor siempre a flor de piel.

      Borrar
  4. Preciosa reflexión Maty, la vida, con sus claroscuros, vale la pena de ser vivida. ¡Cuánta gente no hubiera dado todo por un día más, por un minuto más! La vida se va inexorablemente, eso no podemos remediarlo, pero lo que sí podemos hacer es que valga la pena, que cuente. Y sobre todo que dejemos un rastro de amor para los que quedan atrás, para que cuando ya no estemos sigamos viviendo en su recuerdo. Felices fiestas Maty.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ana, es así, este tema del tiempo da para mucho. Y sí, coincido contigo, HACER QUE CUENTE!
      Muy felíces fiestas, que se prolonguen los momentos cada día. Te dejo abrazo fuerte☺️🌼🌹🥰

      Borrar
  5. Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé. Pero si tuviese que explicárselo a alguien no sabría como hacerlo (San Agustín)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Fantástico Federico. Muchas gracias siempre! Y un gran abrazo 🙂

      Borrar
  6. Nuestro amigo y nuestro enemigo al mismo tiempo, ese es el tiempo... ¡Feliz Navidad! Un abrazo. :)

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es Merche, las dos cosas dependiendo de cómo lo vivamos. Un gran abrazo, Feliz Navidad, que lo sea todo el año!

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

BESOS PECAMINOSOS