NUESTRAS NAVIDADES

 



Navidades, sí... Nuestras y diferentes en cada caso. Llenas de significado, plenas y en otros y para otros, vacías. No sólo la cuestión de las creencias religiosas, sino el lugar que nos depara la vida según nuestro poder adquisitivo.


Para bien o para mal, este es uno de los puntos que hacen la diferencia en la Navidad como en la vida de todos los seres humanos. Eso de que el consumismo determine aquí tantas cosas: cómo la vivimos, cómo nos ven los demás y cómo nosotros los vemos a ellos. Los negocios atiborrados de gente adquiriendo lo que, necesite o no, nada importa: regalar. Regalar artículos, a veces (muchas), comprar amor. Sí, es algo muy triste.  



El amor es el ingrediente primordial que en teoría reviste esta época llamada de "paz" cuando esto no es exacto. Y amor que es y debe ser para todos y cada uno de los instantes de nuestra vida, para cada momento sin importar el mes, el día. 


Cristo nació. Ese es el verdadero sentido de la Navidad para los hombres de FE. Sin embargo, intercambiamos regalos como si Él estuviese pintado, haciendo caso omiso del significado real de la Navidad. Y muy tristemente, esta cuestión de los obsequios se vuelve para muchos en una "obligación", en un "tener qué cumplir". Y el obsequio, entonces, ni siquiera es elegido con y por el cariño, amor, afecto hacia la persona que lo recibirá cuando surgen cuestionamientos como "¿Le parecerá poca cosa?" "¿No estará muy barato este bolso, y si averigua el precio y se da cuenta que lo compré en una ganga?". Por favor, esto qué tiene qué ver con la Navidad!


Momentos importantes para el comercio y obtener dividendos, el punto es que comprar, gastar, pagar y presumir no tienen nada qué ver con lo que es la Navidad. Aún para los no creyentes, en el ambiente  se llega a respirar una atmósfera de buenos deseos. Destellos de PAZ. No siempre sucede, claro. 


Todas está percepciones sufren cambios a través de los años, como es lógico, como que es la vida misma. Según hayan sido nuestras experiencias, o lo que que nos haya inculcado la familia, nuestros padres, etc. 


Yo tengo un recuerdo bien grabado en la memoria. Era pequeñita, se acercaba la época navideña y de esto me avisó un aparador cuando cruzaba una calle de la mano de mamá. Era una guirnalda con esferas verdes. Todo verde. Lo que sentí, inolvidable: en mi pecho hubo PAZ así, como cosa de magia. Me dije "viene Navidad" "Me gusta la Navidad" y estoy segura de que esa paz y ese amor únicos, venían de Jesús. Esa vez comencé a tomar conciencia de esta particular época del año, para algunos la más hermosa. 


Aparte de esa inolvidable sensación, existía Santa Claus. Por supuesto que esto le daba otro toque, otro tinte super especial. Tanto, que al final de esa ilusión todo dio un giro tremendo.


Y bueno, sigo pensando que esta temporada  que despierta los más dulces sentimientos de amor y paz tiene un toque "divino", sin tener nada qué ver con la cuestión comercial que le quita todo sentido. Ese toque del amor que flota a quien esté perceptivo para ello. Dejar un tiempo que es una tregua, un respiro dentro de las dificultades que afrontamos.  Ganas de reír y de sentir que todo puede ser mejor, que todo va a ser mejor. 


REGALAR... 

Se desvirtúa todo con la cuestión comercial. Pero sí hay una especie de vulnerabilidad humana en cuanto a esa necesidad de recibir y dar amor. Recíproco debe ser, por supuesto. Se da con amor, se recibe con amor para haber comprendido en el momento justo, ni antes ni después, que el regalo verdadero, auténtico, el único, el TOTAL, es el AMOR. ¡Cuántas veces enmedio de una emoción única envolvimos algún presente para la madre, para el hermano, queriendo decirle de esta manera lo importantes que son en nuestras vidas, lo mucho que los amamos! Fuera de compromisos sociales, de esos "intercambios" de regalos del sitio donde laboramos, o estudiamos. No, ese amor que sale, que brota y que deja un nudo en la garganta. Emociones, más emociones. Es por eso que insisto en Jesús, en Su magia, en Su amor, en todo Él, que es quien puede lograr esos sentimientos. 



Muchos polos opuestos se ven también. Qué tristeza el ver a un niño pobre mirando los juguetes que nunca llegarán a sus manos, como sí será a las de niños ricos.  

Las guerras, los problemas sociales, la fiesta sin nada del verdadero sentido que conlleva, como pretexto para tomar alcohol hasta no poder más. 

Los enfermos, y el personal de salud que permanece en los hospitales a su cuidado con dedicación, vocación y amor. 


Muchos, muchos polos opuestos, los cuales nos hacen caer en la cuenta que la Navidad no es UN DÍA PARA AMAR y olvidarlo el resto del año. Porque hay quien no tiene alcance a ningún tipo de celebración especial, pero los días, todos completitos, los dedica sin ruidos ni escándalos a procurar lo bueno, a dar, a REGALAR Y REGALARSE  a sí mismo en cada actitud, detalle, vivencia. 


No cabe duda que la época tiene un encanto especial y que también es de gran dolor cuando han pasado los años y todo es diferente, llega la nostalgia y azota los corazones haciendo ver las diferencias entre los Diciembres de todos los años que han transcurrido. 


La cura, es recordar siempre el verdadero sentido de la Navidad. Dejar fluir el sentimiento, cualquiera que este sea, porque los "días especiales y señalados" existen, sí o sí.  La tristeza es por haber sentido inmensas alegrías al lado de los que ya no están, el agradecimiento por sus vidas se impone. Así, es una lágrima pero también una caricia al corazón.


Navidad no es dinero, no mercadotecnia ni superficialidad. Están las cárceles, los hospitales, la calle siendo hogar de quien no tiene un techo.  Un pensamiento de LUZ para todo aquel que sufre, y si se puede algo más, mucho mejor. 


Es todo esto, pues, una cadena de contrastes, inevitablemente. 


Sin embargo, si una chispita de todas esas cosas buenas se prende, sale la necesidad del abrazo sincero, del calor humano, del perdón. 



🎄TODOS LOS DÍAS ES NAVIDAD 🎄














Comentarios

  1. Hola, Maty! En principio sí, los regalos se vuelven contra todos por el consumismo generado ya no televisivo, también en redes. Es probable que hayamos olvidado, cómo dices, el verdadero significado de las fiestas. Para cada uno es de una manera, para mí poder estar con mi hermano y mi madre, porque tíos, primas y sobrinos, es más alejado. Quiero pasar más tiempo con los cercanos. Sin nada especial, una conversación y quizás unas risas. Es lo que echo de menos y creo que me hace falta. Resulta que mi madre y mi hermano no son detallistas, yo me lo paso pipa con esto de regalar, sea en fiestas o en cualquier día. Pero resulta también, que uno no acierta bien. Así que yo prefiero estar con ellos, aunque no haya regalos. Este año está siendo un poco duro. Deseo y espero tú lo estés pasando mejor. Tienes toda la razón 😉

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Keren por estar aquí... Y antes que otra cosa, mi empatía y cariño por lo que estés pasando. Recuerda que siempre regresa el momento de sonreír.
      Me parece linda la forma en que tú disfrutas o vives la Navidad. Vívela antes que nada dentro de tu corazón, ahí donde sólo tú decides y gobiernas, tu maravilloso mundo interior.
      Te mando un abrazo con todo mi cariño 🎄🎁🎄🎁🎄🎁🎄🎁🎄

      Borrar
  2. Al final, el humano convierte en negocio cualquier tradición susceptible de serlo. Ahora bien, ¿por qué las acatamos sin más?

    ResponderBorrar
  3. Tengo el defecto o la virtud, depende, que me gusta regalar, precisamente en estas fechas no es cuando más regalo, pero me gusta la Navidad. Recibe mi regalo, un fuerte abrazo. 😘

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es linda la Navidad, querida Mar. Depende de nosotros también. Un inmenso abrazo! Amor y Paz, Feliz Año!!! 🎄🎅

      Borrar
  4. "Todos los días debería ser Navidad", así es Maty.
    Esta época para mí fue muy bonita de niña, podía "olerla" sabía que venía y que era especial. Participaba en pastorelas, nuestro coro visitaba una cárcel para cantarles a los reclusos y llevarles cosas de higiene personal. La recuerdo con nostalgia. Los gestos de bondad, amor y ternura que abundan en estas fechas deberían replicarse diario, de alguna forma: dar una despensa a un necesitado, regalarle un suéter a un niño de la calle, visitar algún anciano olvidado. A veces no hay que ir muy lejos pues nuestra propia gente está necesitada de ese cariño y muchas veces no lo vemos: llamarle a la propia madre, enviarle a un hermano algo que necesite. Mucha gente se la vive en la iglesia y tiene olvidada a su propia gente, es una tristeza. Te dejo un abrazo, siempre nos haces reflexionar con tus escritos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Ana, tienes razón, desde luego. Bueno, me alegro que las hayas vivido así de lindas, con su verdadero sentido. Por lo demás, está en nosotros que todo el año sea Navidad. Un gran abrazo, Feliz Año! Y Feliz Vida. 🎄

      Borrar
  5. Navidad es reencontrarse con la familia y amigos para compartir buenos momentos.

    ResponderBorrar
  6. Todos los día deberían ser Navidad, lamentablemente no es así. E incluso, como bien dices, la Navidad se está desvirtuando por esta sociedad consumista que nos devora. Para mí son días especiales de encuentro con la familia, también el recuerdo de los ausentes está más presente. Ellos nos enseñaron a celebrar estos días de agrupación familiar y a ellos se lo debemos.
    Paz, salud y grandes momentos con los tuyos, Maty, para este año 2023 que ya asoma.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Lindo lo que dices, María Pilar. Y cierto, las ausencias se hacen más presentes y la nostalgia nos hace derramar alguna lágrima. Y sí, si tenemos bellos recuerdos es justamente por lo que vivimos con ellos. Sí, se asoma ya! Feliz Año, un gran abrazo. (Los míos ya se han ido, pero la pasaré igual con ellos).

      Borrar
  7. "Y amor que es y debe ser para todos y cada uno de los instantes de nuestra vida" maravillosa frase que lo dice todo.
    Querida Maty, no has podido escribir mejor ensayo sobre la Navidad. Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices. Es cierto que a todos la Navidad nos gusta, quizás porque observamos que en esas fechas todos/as nos proponemos ser felices y querernos más, y eso nos proporciona felicidad, lo que que quiere decir que si lo hiciéramos todos los días, seguramente, seríamos mucho más felices el resto del año. No ocurre así, desgraciadamente, pero no perdemos la esperanza, que de eso también trata la Navidad. Siento no haber entrado durante un tiempo, pero el trabajo y las prácticas no me ha dejado tiempo ni para respirar y tengo un poquito abandonado el blog, la escritura y la lectura.
    Desearte un feliz año y mucha felicidad para ti y tu familia. Un fuerte abrazo y muchos besos!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo verte por aquí! Entiendo tus ocupaciones, desde luego. Pero es lindo verte!
      Proponernos lo que dices, vivirlo a diario, nada mejor!
      Muchas gracias por tus deseos, que son los míos también para ti. Un abrazo largo y cálido! 🤩🎉🎄

      Borrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

BESOS PECAMINOSOS