¡VIEJOS LOS CERROS!

 Y reverdecen...


¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!! 


¡Carmina disfrutando! 


Un año más. Sí, ya sé, eso decimos todos los años. Y un año menos, también. Y siguen los momentos de reflexión. Bueno, aunque hay quien le entra duro a la fiesta (alcohol) y demás y deja todo pasar.

La cosa es que son días "señalados". En alguna ocasión me he preguntado, ¿para qué las fechas, si en el Cielo no hay tiempo ni espacio? ¿Para qué señalar días y hacer de ellos toda y a "feria" en la que el comercio juega un papel y hace que las cosas se desvirtúen? La cuestión es que no comprendía, me imaginaba en el espacio y decía "para qué, para qué marcar y contar si al cabo todo es lo mismo. Un amigo me dijo "de alguna manera hay que contar el tiempo ".  (Lo que pasa es que el otro mundo me llama muchísimo la atención).


Mientras estamos en este plano, se trata de que aquí, es así. Fechas, días, penas, alegrías y un poco de todo. Contrastes especialmente notorios justo en estos tiempos sensibles. 

"Este día es la Noche Vieja"... Me decía mi papá de chiquita. Yo pensaba que cambiar de año era una transformación monumental de sin igual significado y que todo se vería diferente. A poco veía que no, que pasadas las emociones de ese mes en que todo era "amor y paz" (en teoría), se volvía a la rutina y pues... ¡Aquí no había pasado nada!


Finalmente, como decía, parte de estar aquí es vivir como toca y claro, existe la posibilidad de elegir. 

En cuanto a reflexionar, siempre es bueno. Siempre me ha encantado y no precisamente en una época del año determinada, sino en cualquier momento. 

Divertirse, tener sentido del humor, es lo que permite vivir la vida con la mejor de las posturas en todos los tiempos, ya sea en los alegres o en los de dificultades de cualquier tipo. 

Propósitos? Mi mayor propósito, es justamente no hacerlos. Al menos a principios de año, que a los pocos días se olvidan. Los propósitos en la vida (al menos en la mía) son todos los días. ¡A qué esperar una fecha específica para hacerlos! A diario es el mejor empeño, al momento que viene es un excelente tiempo de mejorar la actitud no tan positiva de la mañana, por una mucho mejor. 

Año Viejo, Noche Vieja... Y recién ayer un amigo me dijo que sentía algo especial, un no querer dejar ir el año, desear "congelarlo" por aquello de no ver ningún final impuesto, de no sentir su propio término.  Y eso es lo que sucede: muchas veces, queremos marcar los tiempos en aras de muchas cosas: olvidar todo lo malo del año... 
"¡Que ya se vaya!". O "este año fue tan malo que no merece siquiera despedirlo". Y lo contrario, también. Pasar páginas son pequeños "duelos", de esos que tiene la vida toditos los días. Todo aquello que dejamos ir, queda de alguna manera, nos marca de muchas formas, por tanto: permanece y forma parte de nuestro bagaje. 

Todo es cuestión del ojo humano particular. No hay dos personas iguales, todos vemos las cosas a nuestro modo. Cada ser humano es único e irrepetible. 

Y así, hasta casi sin querer, he caído en la cuenta de que ahora mismo estoy "reflexionando".  

No hay nada nuevo, no hay nada viejo en un contexto general. Y a la vez, todo se acaba y todo comienza, pero a cada momento. Sin embargo, en estas fechas en que pasamos la "Noche Vieja", podemos vestirla de muy buena onda. Bailarla y disfrutarla. Y si de algo sirve ilusionarnos con que después de cada Diciembre llega otro Enero, ¡Adelante! 

"Viejos los cerros y reverdecen", dicen por acá. Y sí, la vida y los estados de ánimo dan la connotación, el sentido con el que vivimos cada cosa. ¿Viejo, nuevo? Son conceptos, en ocasiones llenos de una verdad tangible (las bellas arrugas que señalan que aquí hemos estado). Pero está el ESPÍRITU  con el que las vemos, las vivimos e incluso las interpretamos. La belleza, está en los ojos de quien la mira. 






Y mientras son peras o son manzanas, hay una personita que siempre me da lecciones. Y aquí está dando una más: disfrutar el momento. Su momento presente una noche antes de Año Nuevo o Noche Vieja, ella eligió divertirse. Me enseña mucho, porque su actitud ante la vida es JUSTO ESTA, y... No todo ha sido color de rosa.

Por eso, es lindo desear y desearnos felicidad en todos los momentos de la vida. Serenidad cuando se requiera, cuando haya momentos duros. Tener un "plan de vida" no significa hacer un cuento hermoso donde todo sea paradisíaco, sino tener la forma de encarar lo que se presente. 

Por eso, además de decir 

"FELIZ AÑO NUEVO"

también digo

"FELIZ VIDA"


Y no olvidemos que

¡DE ILUSIÓN TAMBIÉN SE VIVE!




♥️
  

Comentarios

  1. Podemos envejecer físicamente, pero mantenernos jóvenes en espíritu.

    ResponderBorrar
  2. Lo que importa es en la vida es ese momento que este regala y no pensar si lo haces bien o.mal la vida pasa rápida y aveces lenta,y hay que hacer en cada momento lo que ella te ofrece sin pensar porque se escapa,y no vuelven esos monetos de ser felices y mas si tu cuerpo y mente te pideen hacer locura, y pasarlo bien si n necesidad de tomar Alcol ni nada ,solo dejarse ir ni ridículo ni nada se feliz es lo que importa,el hay y ahora,

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es mi querida Carmina, ¡Se escapa! Atrapar cada instante, beberlo hasta la última gota. Te mando besitos.

      Borrar
  3. Feliz año Maty, nos dejas una animada canción para bailar y para comenzar este nuevo reto. Todos los días tenemos que tener ilusiones y llevarlas a cabo, vivir, amar y vivir. Besos amiga.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Vivir y amar, querida Mar, sí que sí! Vivir...
      Un abrazo grande!

      Borrar
  4. Ande yo caliente, y ríase la gente.

    ResponderBorrar
  5. No hay mejor elección que divertirse, de lo contrario, la vida quedaría reducida a poco y poco interesante. Eso es lo único que nos llevaremos, los buenos momentos y recuerdos. "Viejos los cerros y reverdecen", no conocía la frase o refrán, pero es muy acertado. Un fuerte abrazo, compañera!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Mayte! Es verdad, VIVIR porque sólo ese cargamento llevaremos. Fuerte abrazo para ti también, agradezco que me distingas al llamarme "compañera"...

      Borrar
  6. La vejez es relativa, lo que importa es la actitud y la señora del video me encanta, tanta energía y alegría, necesitamos más de eso pero todos los días. Una gran reflexión Maty. Saludos y espero que el año te pinte de lo mejor.

    ResponderBorrar
  7. Muchas gracias por tu escrito Maty. En realidad has sido muy acertada en tu narrativa. El video fue precisó. Hasta pronto.

    ResponderBorrar
  8. Cuanta razón tienes. Vivir, pues no hay vejez mientras el corazón es joven. Preciosa Maty. Feliz año nuevo. Un abrazo

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy valiosos, te agradezco mucho que estés aquí y me pongas unas líneas. Gracias siempre!

Entradas más populares de este blog

LUCES Y MÁS LUCES

Me presento, mucho gusto!

BESOS PECAMINOSOS